El gas natural no puede parar