fbpx

El Zurdo: La cevichería que arrancó con 800 soles en el bolsillo y todas las ganas de trabajar

El Zurdo: La cevichería que arrancó con 800 soles en el bolsillo y todas las ganas de trabajar

Debajo de un frondoso algarrobo, con sólo cinco mesas y algunos bancos de plástico arrancó la cevichería El Zurdo.

Seis años después, El Zurdo se ha convertido en un boom gastronómico, deleitando el paladar de los piuranos.

Hablar de El Zurdo es hablar de una historia de emprendimiento que inició desde abajo.

La empresa familiar involucra a tres hermanos Aníbal, Olger y Vladimir, quienes junto a sus padres llegaron de Ayabaca y migraron junto a su familia asentándose en Nueva Esperanza.

Inicios de un emprendedor

Aníbal Yangua Guerrero (33), gerente general, nos comenta que sus padres fallecieron cuando tenía 12 años, pero gracias a ellos pudo estudiar primaria, y terminar secundaria con mucho esfuerzo en la I.E Almirante Miguel Grau del A.H. Santa Julia.

“Terminando la secundaria, salí a trabajar y fue gracias a un amigo que me llevó al mundo de los restaurantes. He trabajado rasqueteando ollas, trapeando salones, limpiando baños, y después entré a cocina”, comenta Yangua.

En ese entonces Aníbal tenía 17 años y su hermano Olger 15.

Entre los restaurantes que ha trabajado está Cachetes, ubicado en Castilla. Fue el primero que le dio la oportunidad de laborar y aprender del mundo culinario.

“No sabía que era un calamar, fue la primera vez que conocí las conchas negras, pero aprendí mucho. En Cachetes trabajé dos años”, dice Yangua.

Más tarde se fue al restaurante Bahía Blanca. Allí trabajó por 4 años en la zona de ceviches y comida marina.

“Aprendí a hacer sudados, chicharrón de pescado, parihuelas, y a mejorar mi técnica al hacer ceviches”, sostiene.

Finalmente, trabajó durante 4 años en el restaurante La Bocca y es ahí donde aprendió a preparar comida gourmet como lomos, fetuchinis, espaguetis.

En total son 8 años dedicados al rubro de la cocina para luego empezar con una carretilla.

El Zurdo y sus inicios

Corría el año 2012. La carretilla la ubicó debajo de un arból en la Av. Bellavista por la Urb. Los Tallanes. Ese fue el primer punto de venta del ceviche: Rico, bueno y barato.

“No teníamos capital solo nuestros ahorros del trabajo como ayudantes de cocina en los diferentes restaurantes, nos pagaban el sueldo mínimo”, asegura Aníbal.

Ellos mandaron a hacer su carreta que les costó 500 soles.

Compraron entre 6 y 7 banquitas (hasta hoy mantienen el mismo color), utensilios, pescado, limones, y todo ello sumó un total de 800.

“Al principio no teníamos gente. Por falta de público hasta Olger, que atendía, se quedaba dormido. A veces solo llegaba un cliente, dos y días donde no llegaba nadie”, recuerda Aníbal.

Al mes ya querían tirar la toalla.

Felizmente, a los dos meses comenzaron a llegar más clientes. Entre 5 y 10 al día. “Ya salía para los pasajes, para la comida”, sostiene.

“A los seis meses ya llegaba gente y por ello renuncié a La Bocca para dedicarme junto a mi hermano de lleno al negocio. No paramos”, comenta Aníbal.

En ese entonces trabajaban con ellos cuatro personas, luego se sumaron dos más porque la clientela creció, amontonándose en plena pista.

¿Por qué el nombre de “El Zurdo”?

                                                                Foto: Daniel Panta Ojeda

Cuando recién comenzaron en el mundo del emprendimiento el negocio de los hermanos Yangua Guerrero no tenía nombre, pues solo les decían: “¡Chato!, ¡Tigre!, ¡Jugador… un ceviche!” esas eran las chapas que le colocaban sus comensales.

Hasta que un día un cliente muy curioso vio como preparaba el ceviche, Olger Yangua, y minutos después le dijo: “¡Zurdo, un ceviche!”. Y así quedó el nombre de El Zurdo en honor al hermano de Aníbal.

Su llegada a la Textil

Al final tuvieron que salir porque los botaron.

“Queríamos alquilar un local, pero cobraban carísimo. Lo más importante y que nos alegraba es que teníamos la clientela ganada”, rememora Aníbal.

En 2014, la zona ubicada frente a la Textil Piura era un basural. Allí los hermanos Yangua realizaron las gestiones para que el municipio les ceda provisionalmente el terreno y los dejen trabajar.

Limpiaron la zona, colocaron guayaquiles y bajo una lona trabajaron. Ellos dejaban el guayaquil y al día siguiente no encontraban nada.

Un amigo de Aníbal, soldador lo apoyó en realizar la estructura metálica. “Te voy a hacer una estructura para que armes y desarmes, todos los días a lo robocop”, comentaba Aníbal.

A medida que la clientela aumentaba, crecían las estructuras.

Poco después, se creó el distrito de Veintiséis de octubre. Gracias a ello, recibieron el apoyo y les permitieron trabajar. Con el paso del tiempo más negocios ya se habían colocado a su costado.

En ese tiempo eran 12 trabajadores (limoneros, cevicheros, lavador de platos, etc), ya que ellos solos no podían abastecerse ante la demanda de comensales que tenían y siguen teniendo. Para ese entonces todo era full ceviche.

El Zurdo y su propio local

                                                                   Foto: Daniel  Panta Ojeda

Lamentablemente, la vía en la que estaban ubicados, estaba siendo considerada para un proyecto de modernización.

Los iban a sacar.

Anibal y Olger, con el dinero que habían ahorrado desde que el inicio, más un préstamo, pudieron comprar el terreno ubicado al costado del colegio Harvard College.

Un 15 de enero de 2017 El Zurdo tuvo su local propio.

Colaboradores y ganancia

                                                                  Foto: Daniel Panta Ojeda

Actualmente el número de colaboradores (lavaplatos, limoneros, cocineros y mozos) de lunes a viernes son 13 y de sábados a domingos 16 personas de apoyo.

El Zurdo cuenta ahora con 50 mesas. La ganancia que obtienen en un día puede llegar a 600 a 700 soles líquido, restando los diversos gastos (luz, agua, personal, insumos). A la semana pueden llegar a ganar entre 4 mil a 5 mil soles.

Precios e insumos

                                                               Foto: Daniel Panta Ojeda

Comenzaron con precios muy bajos: ceviches desde 5 soles y de conchas negras a 9 soles. Ahora los precios oscilan entre ocho y trece soles.

Además, ya no solo ofrecen ceviches, sino también arroz con mariscos, sudados y chicharrón.

Cabe indicar que Aníbal es quien se encarga de ir al terminal pesquero a las 4 de la mañana. Compra el filete a 12 o 15 soles el kilo y luego compra las verduras.

                                                               Foto: Daniel Panta Ojeda

Planes a futuro

La empresa tiene en proyecto tener otro local donde mantengan la misma esencia de rico, bueno y barato.

Aún no tienen definido el lugar donde se ubicarían, pero sí nos dijeron que quieren atraer a los universitarios de la Upao, Udep y Universidad Nacional de Piura.

Ahora mismo han implementado una zona de juegos recreativos para los más pequeños de la casa, ya que son familias enteras que llegan a la cevichería.

“Nosotros también brindamos servicios corporativos de buffets, ya sea por aniversario, navidad u otra festividad. El costo es de 8 soles el ceviche y el de conchas negras 13, todo previo cotización”, afirma Yangua.

Otros Datos:

  • En su propio local tienen un 1 año y 7 meses.
  • Participaron en Entel tiene Filo donde ofrecieron ceviche y chicharrón.
  • Cuentan con tres trabajadores venezolanos.
  • Cuentan un fan page de Facebook donde realizan diversos concursos.