Entrevistas

Pierre Ríos: “TuBrújula busca ser una fábrica de talentos para diferenciarse en el mercado laboral”

Conversamos con Pierre Ríos González, fundador de TuBrújula, una plataforma de asesoría en empleabilidad que nació en plena pandemia y que hoy cuenta con más de mil casos de éxito.
Por Carlos Chunga Publicado: Últ. actualización: 4 enero, 2024 13:07
6 minutos
Pierre Ríos, fundador de TuBrújula.
Publicidad

Pierre Ríos González tomó dos riesgos para emprender TuBrújula. El primero fue dejar su trabajo, en plena pandemia, para dedicarse a crear una plataforma de asesoría en empleabilidad. El segundo fue raparse. “La gente no se iba a acordar de mi nombre, pero iba a decir ‘hay un pelao que da tips para conseguir chamba’, y así me iban a conocer”, bromea Pierre.

A casi cuatro años de haber nacido en redes sociales, TuBrújula tiene 25 mil seguidores en Instagram y más de 340 mil en TikTok. Pero lo más satisfactorio para Pierre Ríos es haber registrado más de mil casos de éxito, de gente que pudo encontrar trabajo.

“TuBrújula te habla como un pata o un hermano mayor y te brinda herramientas para que puedas conseguir trabajo”, dice Pierre en entrevista con Infomercado.

  • Pierre, ¿renunciar a tu trabajo en plena pandemia?

Yo trabajaba como líder de operaciones de reclutamiento y selección de una consultora, y me pasó lo mismo que a muchos: me bajaron el sueldo, más responsabilidades, etc. En 2020 comienzo a hace videos y a mi jefa no le gustó. Pero llegó un momento en que me achoré y dije que no necesitaba su validación, porque era un esfuerzo mío de potenciar mi marca personal en medios digitales, que es parte de lo que hace un profesional en general.

  • ¿Comenzaste en Tiktok?

Yo ya había descubierto Tiktok en 2019. En esa época era una red subestimada y yo me preguntaba ¿cómo hago para vender contenido de valor casi educativo? Porque la gente no entra a redes sociales a aprender, sino a divertirse, a relajarse. Y los profesionales no se lanzaban, sino que decían ¿cómo voy a estar yo en Tiktok?

  • Era básicamente una red de baile y parodia.

Nunca hice bailes, pero trataba de ser ameno, teniendo en consideración que mi contenido era profesional y no lo podía vulgarizar. Y también tocaba temas complejos, por ejemplo, el racismo en el mercado laboral, si influye o no la universidad de dónde vienes, etc. Son temas polémicos de los que hablo sin desvirtuar mi análisis. Tenía que buscar una forma de viralizarme haciendo contenido interesante que genere interacción.

TuBrújula ha brindado cerca de 200 talleres de empleabilidad en el último año.
  • ¿Qué fue lo más extravagante que hiciste?

Antes de TuBrújula yo tenía pelo. Y me rapé por TuBrújula. Porque yo decía que la gente no se iba a acordar de Pierre Ríos, sino que iba a decir “hay un pelao en Tiktok que habla sobre estos temas y da tips para conseguir chamba”. Así me iba a hacer conocido.

  • ¿TuBrújula comenzó como un pasatiempo?

Nunca fue un pasatiempo. Cuando renuncio a la consultora yo recién tenía dos meses con TuBrújula. Fue ahí cuando me llené de valor y dije “le voy a poner todas las balas”. Pero, desde el primer video que saqué, el norte de TuBrújula es el mismo: potenciar mi marca personal ayudando a otras personas a conseguir empleo. En el camino ha habido baches, pero tengo una misión y visión claras, sé para dónde estoy yendo.

  • ¿Qué baches hubo?

TuBrújula comenzó a tener más seguidores, pero vino una época compleja en la que me empezó a golpear el tema económico. En ese camino hubo mucho aprendizaje, porque el emprendedor vive en incertidumbre todo el tiempo. Es a finales de 2020 que comienzo a ponerme en la órbita de las universidades, grupos estudiantiles y sector de empleabilidad en general. Fue allí que TuBrújula se volvió escalable.

  • ¿Cuando empezaste ya había en el mercado alguna opción similar?

Sí. Había contenido peruano, pero era poco sustancioso y muy acartonado. Se sentía una lejanía con el público. TuBrújula arranca porque tenía que cubrir una necesidad, que era el tema del desempleo, sobre todo después de la pandemia.

  • ¿En qué etapa se encuentra TuBrújula?

Está en etapa de desarrollo, aún no ha llegado a la cúspide. Hoy es una comunidad enfocada en ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos profesionales. La idea de TuBrújula es ser una fábrica de talentos que permita a la gente diferenciarse en el mercado laboral, no solamente en la búsqueda de empleo, sino en su desarrollo como profesionales. TuBrújula es el que te va a decir las cosas como un pata o un hermano mayor, te aconseja y te brinda herramientas para que puedas conseguir trabajo.

  • ¿Cómo monetizas?

Como empresa, TuBrújula tiene clientes B2B y B2C. Tengo dos tipos de productos: para clientes corporativos y personas naturales (cursos y coaching), y como personalidad en redes (publicidad).

  • ¿Cuál consideras que es tu mayor logro?

Cuento con más de 1000 casos de éxito: de gente que ha podido encontrar trabajo en estos más de tres años. He visto muy buena aceptación del público, no solo de personas jóvenes, sino en general. La gente me da reconocimiento.

  • ¿Cuál dirías que es uno de los grandes mitos al buscar trabajo?

La vara, porque por supuesto que existe, pero no es determinante. Dentro de los referidos, están los que han trabajado con un conocido, los que tienen amigos o conocidos y pueden pasar tu CV a recursos humanos, y los que tienen un familiar con una posición importante. Dentro de este grupo están los que facilitan ingresar al proceso de selección, pero también está el tráfico de influencias, que, aprovechando el poder de la persona, te salta el proceso de selección y pone a dedo en el puesto, cumplas o no con el perfil. Eso existe, pero no es el grueso de los que entran a trabajar. Hay gente que nace con ese tipo de privilegios, y pueden hacer eso. Pero la mayoría no lo hacemos, y tenemos que armar un networking.

  • ¿Qué tanto influye la universidad de la que uno procede?

Sí existe el sesgo por universidad. Hay áreas que están prácticamente monopolizadas por universidades top. Eso es una realidad que no está en las convocatorias, pero es así. Y no todos pueden pagar una universidad top. Debemos ser consientes de nuestra realidad, por eso a través de TuBrújula doy una ruta para enfrentar esas situaciones o adaptarse a ellas.

  • ¿Y qué recomendarías para armar un CV?

En el CV ya no deben colocarse fotos, porque es un factor de sesgo. Además, hay cosas que ya no van, porque no son relevantes, como la educación básica o los hobbies. Quitan espacio y no aportan mucho. Lo óptimo es que un CV tenga máximo dos hojas.

  • ¿Qué tiene previsto TuBrújula para 2024?

En 2024 tengo pensado monetizar mi contenido en redes, tengo activaciones importantes. A mediados de año espero ingresar a otras plataformas para hacer un poco más grande la comunidad de TuBrújula. También se vienen nuevos talleres y nuevos cursos.