Now Reading
Papecar: una empresa apasionada por los antojitos con tradición

Papecar: una empresa apasionada por los antojitos con tradición

Papecar, es una empresa que viene engriendo al público piurano con sus antojitos de siempre a través de sus tres marcas: Don Manuel, Pecar y Hojaldre.

Sobre estas marcas han pasado tres generaciones de familias en los últimos 40 años, contando en la actualidad con varios locales en nuestra ciudad.

Su gerente general, Patricia Peña, creció en este ambiente de los negocios de tienda de postres. Tanto su abuela como su madre fueron las propietarias de los dos primeros negocios, sabiéndolos manejar de forma empírica y exitosa.

La abuela empezó todo

El negocio familiar se remonta a la década del 70, cuando la abuela de Patricia, Doña Nelly Eléspuru abrió Antojitos Don Manuel en el centro de Piura. Ella prepara todo, incluso sus propios insumos.

A lo largo de los años, la señora Eléspuru transmitió sus conocimientos en repostería a su hija María Patricia Cardoza, traspasándole el negocio. En el año 1998, la señora Cardoza decide abrir una tienda del mismo rubro de nombre “Pecar” (nombre de la unión de los apellidos de los padres de Patricia).

El público piurano sabe que son la misma empresa y los mismos productos.

En el 2005, una vez culminado sus estudios de Administración de Empresa en la Universidad de Piura, Patricia Peña se hace cargo del negocio familiar como gerente general. Cinco años después crea la empresa Papecar.

Con la llegada de los centros comerciales a la ciudad de Piura y con los conocimientos adquiridos a lo largo de los años, en negocios como en cocina, Patricia decidió abrir un nuevo negocio, Hojaldre, en el Open Plaza.

En palabras de Patricia “Hojaldre nace porque estábamos en la necesidad de lanzar una nueva marca pero que ofrezca los mismos productos de Antojitos Don Manuel y Pecar”.

“Nosotros no podíamos iniciar con la marca de nuestros dos locales ya vigentes en ese entonces, puesto que manejábamos otro tipo de precios. Nuestro público iba a sentirse confundido al ver a nuestros locales ofreciendo productos con precios un poco más elevados”, explica.

Con el tiempo, Hojaldre abriría en los centros comerciales Real Plaza y Plaza del Sol (ex Plaza de la Luna).

Una sola marca

Proveniente de las siglas de Patricia Peña Cardoza, surge el nombre de la empresa Papecar, una marca muy reconocida en el mercado piurano, en el rubro de los antojitos.

Los consumidores en su mayoría saben que son una sola empresa y los productos que consumen, en un local u otro, son los mismos.

“Entonces, ya no vemos necesario mantener las tres marcas que venden el mismo producto”, afirma, la administradora, egresada de la Udep.

Antojitos Don Manuel se encuentra ubicado en el centro de Piura.

Con esto no buscan confundir a los consumidores que compran en las tres marcas, si no consolidar la idea de que son una misma empresa, Papecar.

Para Patricia, el tema es más una cuestión de imagen, porque la empresa sigue trabajando con los mismos estándares de calidad, los trabajadores laboran de la manera más óptima y las instalaciones están en una mejora continua.

“Por eso, Antojitos Don Manuel se convertirá en Don Manuel by Papecar, en cambio Pecar y Hojaldre pasarán a ser Papecar. “Vemos muy necesario hacer estos cambios, aunque será de manera gradual”, agrega la empresaria.

Productos y Servicios

La empresa Papecar a través de sus tres marcas Antojitos Don Manuel, Pecar y Hojaldre manejan la misma carta, ofreciendo al público: empanadas de pollo, tamales, causa rellena, pastel de acelga, tortas, arroz con leche, pie de limón, higos rellenos, entre otras delicias.

Los productos de estas tres marcas se basan esencialmente en lo casero y natural. “Siempre nos hemos basado en que el cliente deguste lo mejor y como en casa”, reafirma la propietaria y gerente de la empresa Papecar.

El local de Pecar está en la Av. Country, Urb. Angamos.

También distribuyen sus productos a los minimarkets y en tiendas de diversos grifos de Piura, La Unión y Sechura, ayudándolos de esta manera con su marca a levantar sus ventas y a ser más conocidos por el público.

Catering y tortas

Si bien su fuerte como empresa es atender a diario a todas sus tiendas con la producción y distribución de sus antojitos, Papecar también ofrece servicio de catering y refrigerios a las principales empresas e instituciones de la ciudad.

“Trabajamos mucho con entidades del Estado porque nos tienen mucha confianza. Las instituciones simplemente nos llaman, mandan su proforma de lo que necesitan y nosotros los atendemos. Así con ese buen criterio y aceptación del cliente trabajamos con varias empresas”, señala Patricia.

Elaboran tortas saludables para todo público.

Aunque en Papecar hacen cocina central, distribuyendo sus productos en porciones a todas las tiendas, también elaboran productos enteros como tortas, pies, postres, buffets, banquetes, entre otros.

La gerente general de Papecar comenta que trabajan en una sola línea de tortas, artísticas pero de manera natural, con flores.

“No trabajamos con masa elástica, ni con ciertos productos, porque consideramos que ya tiene una carga de azúcar muy artificial. Nuestra tortas son muy bonitas y saludables, dirigidas a todo el público”, indica.

Elaboración diaria

En esta empresa, la producción de antojitos se realiza con productos frescos, traídos de proveedores locales; y, los que son enlatados con los grupos más reconocidos del país.

Los productos se elaboran a diario, teniendo una planta de producción las 24 horas, en diferentes turnos.

Peña Cardoza resalta que la producción se hace en varios bloques durante el día, debido a que Piura es una ciudad bastante calurosa, evitando de esta forma la fermentación de los antojitos.

 

Todos los trabajadores están en planilla.

Los empleados elaboran todos los días los productos, dejando su “mise en place” para el día siguiente, arrancando la producción en la madrugada. Después los distribuyen en cadenas de grifos, minimarkets, tiendas pequeñas y restaurantes, donde necesitan también vender los productos desde muy temprano.

Si bien tuvo propuestas para para trabajar en Chiclayo y Trujillo, su distribución se da solo en la región Piura. La visión que tienen como empresa es no agregarle aditivos a los productos para alargarle la vida, sino que sea una producción diaria, donde esa cercanía geográfica les permita dar esa frescura al producto.

“Aunque sí contamos con productos que tienen un registro sanitario de una vida útil de tres días, pero no tienen ningún aditivo o conservante adicional de lo que ya propiamente vienen en los insumos”, manifiesta Patricia.

Premio Innovate Perú

Las personas que manipulan y venden los alimentos tienen que estar en contacto directo con la empresa, con sus indicaciones y estándares, con el fin de brindar un buen servicio.

“Capacitamos a los trabajadores para que la elaboración de los productos se haga en las mejores condiciones sanitarias que necesita el cuerpo”, indica la empresaria piurana.

Hojaldre se encuentra en Open Plaza, Real Plaza y Plaza del Sol.

Papecar siempre realiza mejora continua de nivel en sus procesos de elaboración. Una de ellas les permitió ganar un Premio Innovate del Ministerio de la Producción, logrando mejorar en el tema de la certificación de su planta de producción, especialmente, en las buenas prácticas de manipulación de alimentos.

Patricia señala que el premio consiste en que les asignan un presupuesto para que la empresa tenga una consultoría, y ésta, a su vez, nos arme todo un plan que les pueda permitir tener esta certificación de buenas prácticas.

De esta manera, con la certificación podrán homologar todo lo que hacen en la empresa, con el objetivo de diferenciarse del resto de restaurantes y plantas de producción.

Cuidado del medio ambiente

En la industria del fast food de antojitos es un poco complicado dar ese salto para dejar totalmente el descartable, porque los productos de alta rotación tienen unos precios bastantes bajos, teniendo un impacto en el importe final el uso de algunos descartables ecológicos.

Pese a ello, Papecar hizo el cambio al 80 por cierto del tecnopor al PET (tereftalato de polietileno), que si bien es cierto no es biodegradable, si es reciclable.

Mira También

“Nuestras tiendas trabajan con reciclable PET. También hicimos una disminución de entrega de bolsas y  descartables. No trabajamos con sorbetes, salvo que lo necesite un niño, pero por lo general hemos anulado esa línea”.

El empaque de sus productos son reciclables.

La empresa tanto en el área administrativa como el área de producción trabaja con papeles reciclables. Mientras que en la planta, en el tema de higienización lo manejan con el uso desinfectantes que la norma les pide, buscando también alternativos biodegradables o bioamigables.

“Hacemos un cuidado del agua, nuestra planta de producción tiene trampas graseras con el cual evitamos mandar los deshechos de grasa o tóxicos a los buzones, siendo estas higienizadas y extraídas de manera trimestral. Son pequeños detalles que a nosotros nos forman la idea clara de hacer productos saludables”, explica.

Empresa sólida y estable

Como toda empresa tuvo también momentos difíciles, cuando el mercado estuvo influenciado por factores políticos, económicos, y climáticos, como el Fenómeno de Niño, haciendo que todos los insumos suban de precio o haya escasez.

“Como somos una empresa familiar, trabajamos siempre pensando en podíamos ajustar un poco los costos con nuestra mano de obra. Hacíamos de choferes para distribuir los productos, elaborábamos los postres y atendíamos en las tiendas. Esto nos ayudó mucho, porque esos conocimientos, que traíamos desde niños, nos permitió superar después cualquier dificultad en la empresa”.

También el tener varios locales y el haber sido concesionarios de comedores de algunas empresas les ayudó a mantenerse en el mercado cuando una tienda de antojitos estaba baja en ventas.

El haber estudiado en la universidad le ayudó a Patricia a entender varios temas como tener costos ordenados o el tener a todos los trabajadores en planilla. “Esto nos hizo crecer muy organizados,  posibilitando sostenernos durante todo este tiempo”.

Ofrece servicio de catering y refrigerios a las principales empresas de Piura.

Hoy Papecar es una empresa muy sólida y estable, con unos principios empresariales muy marcados, en lo referido a ser responsables y cumplidos con la planilla del trabajador.

“Al trabajador se le paga a fin de mes a como dé lugar”, afirma Patricia.

Todos los trabajadores que participan de la producción se encuentran en planilla. La empresa trabaja bajo la normativa laboral que exige el Ministerio de Trabajo, no tercerizando servicios. También pagan horas extras si algún pedido o la temporada lo requieran.

“Tenemos un grupo humano maravilloso de empleados, contadores, administradores, psicólogos para recursos humanos y personal de logística que aportan y aprenden mucho haciendo que la empresa funcione bastante bien”, destaca la creadora de Papecar.

En sus inicios, el financiamiento de Papecar fue bancario y familiar. Actualmente, casi no trabajan con préstamos bancarios, salvo que vayan a comprar maquinaria o hagan una renovación de la planta de producción, tal como los hicieron hace dos años.

Competencia desigual

Una de las dificultades para Papecar es competir en un mercado desigual. Cumplir con la normativa que exige el entorno laboral, cuando el resto no lo hace, es complicado, porque sus costos se elevan. Hacer entender esto al cliente a veces es difícil.

“Comprendo a las familias que empiezan con unidad de negocio sin tener carga laboral, ni contar con una cocina central con certificaciones, sin cumplir con lo dispuesto por Digesa y trabajando entre ellos, permitiéndoles que sus costos sean bajos”.

Papecar trabaja con muchas entidades del Estado.

Pero para la gerente general de Papecar, las empresas y los consumidores deben entender que si quieren tener productos de calidad, un buen servicio y que la empresa trate bien a sus trabajadores, todo esto tendrá un costo que se verá reflejado en el precio del producto.

Ante esta realidad, a pesar que el precio de sus productos son bajos, Papecar tiende a no competir y a ceder mercado a las microempresas familiares por salud financiera y en bien de sus trabajadores.

Planes a futuro

Patricia Peña espera que sus trabajadores, a lo que considera como su familia, sigan creciendo en calidad de vida y cumpliendo sus sueños cada uno de ellos.

A su vez, que Piura siga contando con antojitos con tradición que se preparan a diario. “Queremos ser el ejemplo de un empresa sólida y rentable, que trabaja bien sin necesidad de pelearse con otros negocios”.

“Demostrar que se puede hacer empresa y hacerla crecer mucho siendo compatible con los valores que tienes”, finaliza.

Locales y ubicación

  • “Antojitos Don Manuel”: en calle Ica con jirón Arequipa (fundado a fines de los años 70).
  • “Pecar”: en la Av. Country Mz. A lote 9 (fundado a comienzos del año 2000).
  • Hojaldre Open Plaza (inicia el 17 de diciembre de 2010).
  • Hojaldre Plaza del Sol (ex Plaza de La Luna) (inicia el 19 de noviembre de 2011).
  • Hojaldre Real Plaza (inicia el 5 de agosto de 2013).
Ver Comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 Infomercado. Todos los derechos reservados.

Subir a Inicio