Marvin Sanguchería: un buen rincón para probar 8 sabores con deliciosas carnes

Marvin Sanguchería: un buen rincón para probar 8 sabores con deliciosas carnes

La carta de la Sanguchería Marvin contiene 8 variedades. Los nombres son diferentes, muy relacionados a costumbres nacionales. "Y el sabor, también", afirma Jean More Loayza.

Marvin Sanguchería: un buen rincón para probar 8 sabores con deliciosas carnes
5 (100%) 1 vote[s]

Jean Marlon More Loayza se fue a Argentina a los 18 años. Un primo suyo trabajaba en una sanguchería llamada «Di Caprio», en el mismo Buenos Aires. Cuatro años pasaron y debió volver a Piura. Las habilidades aprendidas en el conocimiento de la buena carne y la preparación de jugosos sánguches, lo llevó a montar su negocio: Marvin Sanguchería.

En plena avenida Grau N° 1240, se ubica este negocio que ofrece una variada oferta de sánguches preparados con buenos ingredientes y bajo la experiencia y supervisión de Jean More. Sin embargo, la historia no inicia en este lugar.

En febrero de 2015 inició en su casa en la urbanización Los Tallanes. Empezó preparando para sus amigos y familiares. Los días de venta eran los fines de semana y ofrecía el servicio de delivery.

El buen sabor se fue propagando boca a boca. «Tuvo un poco de miedo de emprender, pero ya me había lanzado», recuerda Jean.

Dos años después de haber empezado, una cliente que estaba comiendo en su casa le propuso alquilarle un pequeño local que estaba sin usarse. Al día siguiente, cerraron el trato. Un 15 de marzo de 2017, Marvin Sanguchería abrió su primer local en la avenida Grau, a una cuadra del centro comercial Plaza del Sol.

Lo que callan los emprendedores

«Hacer un negocio propio es muy complicado, la gente cree que es fácil, pero hay que estar en la cancha para saber qué es emprender», señala Jean More.

Luego de tres años de haber empezado, ya experimentó que la competencia se ‘tire al piso’ en los precios, la insatisfacción del cliente por el precio de un buen producto o como es un negocio nuevo el cliente tiene temor de lo que va a comer.

Leer Más  Gobierno ecuatoriano busca abrir oficina comercial en Piura

«La gente piensa que porque tienes tu propio negocio te llenas de dinero. Para eso, pasará tiempo», recalca.

A pesar de ello, Jean More señala que su negocio le ha llenado de satisfacciones, Uno de ellas es brindarle una oportunidad laboral a su madre y a otras tres personas que trabajan con él.

«La satisfacción es haber encontrado gente que se involucre con la idea de negocio que tengo. Si me voy a otro local o fuera de Piura, sé que voy a poder dejar este local en buenas manos», afirma.

Jean More Loayza (al centro) con sus saciados clientes.

La rutina diaria es un laberinto de sueños porque aun no suena el despertador y ya estamos en pie.  A las 6 am estamos comprando las insumos. Nos vamos a dormir  pasada la medianoche. El local abre de 7 am a 1 pm y de 4 pm a medianoche.

La oferta sanguchera

La carta de la Marvin contiene 8 variedades. Los nombres son diferentes, muy relacionados a costumbres nacionales. «Y el sabor, también», afirma Jean.

Así tienen el Churre Malcriado, el Clásico de Pavo y el Marvincito (chanchito a la caja china), como los tres más pedidos del ranking sanguchero.

Jean afirma que sánguche más complicado de preparar es el Tonderito, porque lleva un sinnumero de ingredientes. El que tiene más costo es el Lomo Ahumado, a S/10.50.

Para el 2019 están preparando dos nuevos sabores: uno con pescado y el otro de una ave.

Jean More asegura que el precio no ha sido una barrera de entrada para llegar a sus clientes porque «ellos conocen la calidad de sánguche que vendo. Después que lo comen se convencen que ha valido la pena».

Leer Más  Clientes podrán solicitar cierre de cuentas bancarias incluso por Whatsapp

Con respecto a la preparación, además de la experiencia adquirida en Argentina, Jean More asegura que tiene buenos proveedores de los insumos que necesita y sigue el reglamento de una cocina de alta vanguardia: todo se pesa, se limpia y se refrigera.

«Esto ayuda a que el sánguche salga rico y crujiente», comenta.

Las bebidas calientes también son parte de su oferta: chocolate y café orgánico siempre será un buen acompañante de un delicioso sánguche Marvin. ¿Bebidas frías? Jugos naturales y, pronto, tres variedades de té.

Planes de expansión

El sabor de Marvin ya ha capturado el paladar de comensales de otros lugares del país y del extranjero.

Jean More cuenta, satisfecho, que algunos de sus clientes quieren asociarse con él para llevar su propuesta gastronómica a otras ciudades. «Aunque vamos poco a poco, con calma», asegura.

Un cliente de Pucallpa ya le ha hecho una propuesta sería. «Hasta 10 veces me ha llamado», comenta, entre risas. Dos clientes ecuatorianos quieren llevar el negocio a Guayaquil y Cuenca.

Sin embargo, aun no han concretado. «Queremos un socio inversionista para llevar la propuesta a Lima. Quiero abrir un local en el distrito de Los Olivos. Yo me iría a manejar el negocio allá», comenta Jean.

Por ahora, queda esperar. Mientras tanto, un buen sánguche nos espera.