fbpx

Luis Ginocchio: «Hablar de abandono de la agricultura es una posición extrema»

Luis Ginocchio: «Hablar de abandono de la agricultura es una posición extrema»

El exministro de Agricultura, Luis Ginocchio Balcázar, afirmó que el paro agrario realizado este último lunes refleja «la preocupación por el negocio de la agricultura que ha perdido rentabilidad y sufre una aguda competencia internacional en sus principales productos como la papa que compite con el trigo importado y competencia de empresas locales de gran tamaño».

Luis Ginocchio consideró que dicha crisis se debe a que «la agricultura no tiene acceso a las herramientas y servicios para competir en una economía de mercado y esto se ha agravado en los últimos años». En ese sentido, lamentó, por ejemplo, que se haya perdido mucha producción de algodón y la gente se haya ido a sembrar otros cultivos como el arroz: «la producción se ha ido concentrando en pocos cultivos».

Según el exministro, el INEI registra 6 millones de peruanos que trabajan en la agricultura, es decir, el 40% de la PEA nacional. «La agricultura genera mucho empleo y tiene alto potencial de creación de riqueza. Sin embargo, en Lima no ven esa potencialidad y corresponde a los gremios agrarios trabajar ante la opinión publica para fomentar ese potencial», comentó.

Ginocchio consideró, además, que los gremios agrícolas deben trabajar mejor la productividad y la articulación del mercado: «Los gremios deben pulir mejor sus propuestas técnicas para que sean un interlocutor eficiente y razonable».

Abandono del sector y propuestas

Ante los cuestionamientos a las autoridades de los últimos años que han pasado por la cartera de Agricultura, el exministro se mostró en desacuerdo con la afirmación que hiciera el dirigente algodonero, César Zapata Alzamora, quien señaló que «la agricultura está abandonada hace 30 años».

Leer Más  Caja Piura refuerza su patrimonio con la captación de dos inversionistas extranjeros

Luis Ginocchio afirmó que «la palabra ‘abandono’ le parece «extrema» porque con sus limitaciones, la agricultura ha intentado hacerle frente a la competencia. «Ni el estado ni los gremios agrarios han llegado a entenderse. Hablar de abandono es relativo», afirmó en Radio Nacional – Piura.

Con respecto a propuestas para mejorar el sector, Luis Ginocchio consideró «urgente la reconversión productiva de los cultivos pues, afirmó, no se puede seguir con las grandes extensiones de arroz, papa y maíz, las cuales tienen una agudísima competencia». Para lograr la reconversión, advirtió, se necesitan tres condiciones: financiamiento, conocimientos en gerencia agrícola y agroindustria.

Otra propuesta es la aprobación de la Ley de Agricultura Familiar pero con indicadores de medición, a través de los gobiernos locales y regionales. Esta ley debe ir de la mano con un Fondo Nacional de Diversificación Productiva que financie los cambios de cultivos y las iniciativas empresariales de los agricultores asesorados por universidades que prepare a los campesinos en gerencia agraria para operar en la economía de mercado.

Agrobanco

Con respecto al pedido de los agricultores de ‘inyectar’ dinero fresco a Agrobanco (la propuesta es de mil 500 millones de soles), Luis Ginocchio afirmó que la propuesta es «delicada» porque es complicado generar miles de clientes y la tasa de morosidad podría subir de forma preocupante.

«Agrobanco presta a solo 55 mil productores de un universo de 2 millones 200 mil agricultores y cuenta con un capital de 600 millones de soles y presta 940 millones de soles entre sus clientes. Pasar a tener un millón 500 mil soles de capital se necesitaría desarrollar unos 70 mil clientes más,. Los índices de morosidad podría subir», afirmó.

Leer Más  MEF quiere "jalarse" a Carlos Neuhaus para la Reconstrucción del norte

Debido a esa realidad, Ginocchio consideró necesario trabajar no solo el financiamiento agrario sino también la distribución de alimentos, esto es, «planificar las siembras para no sembrar más de lo que el mercado demanda». Además, hay que construir centros de acopio en los lugares de producción y en la agroindustria, y fortalecer a las organizaciones de agricultores con la norma de los autogravámenes «que hace décadas se está pidiendo».