¿Qué factores afectarán el crecimiento de las economías regionales de América Latina?

Los analistas y el consenso de mercado esperan una desaceleración de las economías de América Latina para la segunda mitad del año, a pesar que estas registraron un crecimiento durante el primer semestre.
economía

Los analistas y el consenso de mercado esperan una desaceleración de las economías de América Latina para la segunda mitad del año, a pesar que estas registraron un crecimiento durante el primer semestre.

Entre las razones que podrían explicar un menor crecimiento se encuentran; la coyuntura intrínseca de cada país, la recesión de los Estados Unidos, Europa y China, y el descenso de los precios de los commodities, como el cobre y el petróleo.

Asimismo, la inflación sigue siendo un dolor de cabeza para los países latinoamericanos, por ello, los bancos centrales de la región han seguido aumentando significativamente sus tasas de interés para hacer frente a este problema económico.

A pesar que se espera que haya comenzado a descender en julio, es probable que la inflación siga ejerciendo presión en lo que resta del 2022, por lo que existe margen para que las tasas de interés continúen aumentando.

Para el próximo año, se espera una moderación de las tasas de interés, en la medida que la inflación se encuentre en su senda de estabilización.

Chile

Scotiabank Economics considera que la desaceleración se acentuará en la segunda mitad del año y tomará mayor fuerza el 2023, a pesar que el Gobierno y el Banco Central de Chile mantienen expectativas positivas.

Scotiabank Economics adjudica su estimación a una tasa de referencia muy contractiva, a un borrador de una nueva constitución que discrepa con los lineamientos promercado y el riesgo de recesión global.

La entidad bancaria proyecta que la economía de Chile llegue a expandirse 2.1% en el presente año, mientras que, para el 2023, esperan una caída de 0.9%.

En cuanto a la inflación, se proyecta que alcance su pico en agosto (aproximadamente en 14%) pero dependiendo de la inflación y la depreciación, se podría esperar una disminución hacia el 2023 y por ello, esperan una tasa de referencia de 3.50% a finales del próximo año.

Colombia

La economía colombiana creció 9.3% interanual en abril, explicado por el desempeño del consumo privado, lo cual refleja el rendimiento de los sectores vinculados, mientras que para la segunda mitad del año se espera una moderación del consumo y una recuperación de la inversión.

Scotiabank Economics estima que el PBI se expanda 3.2% en el segundo semestre del año y resulte en un crecimiento de 6.3% anual.

Sin embargo, la incertidumbre aumenta conforme lo hace el riesgo por recesión y la inquietud por el desempeño del presidente Gustavo Petro. Dicha preocupación se ha visto reflejada en la volatilidad internacional de los activos colombianos, a pesar de ello, la demanda doméstica ha resultado favorable.

México

De acuerdo a la evaluación de Moody’s, el manejo prudente de las cuentas macroeconómicas, le ha permitido al país mantener estables sus indicadores de deuda, sin embargo, todavía le quedan desafíos que pueden complicar las recuperación económica.

Un indicador preocupante es la presencia de los bajos niveles de inversión privada desde el 2018, mientras que otro está relacionado con la presión de las cuentas públicas debido a los gastos realizados para hacer frente a la pandemia, los subsidios, gastos en pensiones, entre otros.

Scotiabank Economics estima que el PBI de México crecerá este año alrededor de 1.7% y para el 2023, el crecimiento proyectado sería de 1.9%, además de tener pocas probabilidades de crecer en más de dos dígitos para los siguientes años.

Perú

La economía nacional ha experimentado un crecimiento moderado a pesar de la inestabilidad del primer año de gobierno de Pedro Castillo. Esto es gracias a la buena gestión de las instituciones económicas, como el BCRP o el MEF, la disposición de liquidez y además, por los altos precios de los metales los cuales han permitido asegurar los balances macroeconómicos.

Sin embargo, el panorama económico para la segunda mitad del año no es alentador ya que la economía peruana tendrá que hacer frente a la caída de los precios de los metales, inflación alta y las rápidas subidas de tasas de interés externas.

Por otro lado, el poder adquisitivo se ha mantenido debido a la liberación de los fondos de pensiones y a la recuperación del mercado laboral.

Por último, para Scotiabank Economics no todo es negativo, pues argumentan que el ambiente se mantendrá estable mientras que la conducción económica se mantenga en buenas manos. La proyección de crecimiento de la entidad bancaria es de 2.6% para este año y de 2.4% para el 2023.

Suscríbete a InfomercadoBoletín Semanal por Email

Descubre el mejor resumen de noticias.

Es solo un email a la semana. ¡No te llenaremos la bandeja de entrada! Además, puedes salirte cuando quieras.

Protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.