fbpx

San Buche: Variedad de sandwiches y productos ecuatorianos

San Buche: Variedad de sandwiches y productos ecuatorianos

La idea de iniciar un negocio surgió en el año 2018 entre Martín y su madre, Liliana. «Ambos queríamos abrir un negocio de comida rápida que ofrezca, básicamente, hamburguesas y papas fritas», comenta el menor de los hermanos Miranda.

Manuel Miranda y Belén Miranda, propietarios de San Buche

En el año 2019, Martín ingresó al propedeútico de Economía en la Universidad de Piura. «Recuerdo que un 26 de enero me enteré que un chico estaba vendiendo panes con pollo. Yo también quería intentar algo así, pero no solo en la universidad sino algo más grande. Ahí es cuando surge la idea de vender sandwiches pero a delivery», cuenta Martín.

El último fin de semana de enero, junto a su madre, Martín vendió 27 kilométricos a delivery. «Ese fin de semana nuestra ganancia fueron S/30, pero yo estaba contento con la cantidad vendida, pues nadie me conocía en ese momento pero aún así consumieron mi producto».

A la universidad comenzó llevando dos sandwiches para vender, hasta que esa cantidad fue insuficiente. Martín culminó el propedeútico vendiendo 50 sandwiches diarios.

El nombre del negocio surgió después. San Buche ofrece una variedad de sandwiches: salame, pollo, hawaiano, jamón, hot dog y full (salame, jamón y hot dog). Asimismo, lazañas, panes de yuca y batidos (productos tradicionales de Ecuador). De acuerdo con el estudiante de Economía, las cremas de los sandwiches es el ingrediente secreto del negocio.

Inauguración del primer local

El 11 de mayo de 2019, Martín Miranda junto a sus dos socias, sus hermanas Belén y Manuela, inauguraron el primer local de San Buche, que está ubicado en el boulevard Estación 15 (al costado de la UPAO).

«Lo que estamos buscando con San Buche es que se posicione como una marca que vende productos no solo ricos sino de calidad», señala Martín Miranda. Lo bueno es que ahora, con medio año en el mercado piurano la gente reconoce a San Buche como eso», agrega.

Como todo negocio San Buche ha tenido dificultades. La solvencia económica fue la primera. «Cuando decidí vender los sandwiches con mi mamá no teníamos calculados los costos de producción y los precios de venta. Pero, poco a poco, se fue solucionando», reafirma Martín.

La segunda dificultad fue la búsqueda de personal para el local, pues los propietarios querían a alguien que se adecúe al ritmo de trabajo en un local de comida rápida.

«Para nosotros, la primera meta, que era abrir un local, ya está cumplida. Tenemos una segunda meta que es tener otro local o food truck antes de que acabe octubre», comenta Miranda.

«Como emprendedores, animamos a todos los que quieran emprender, que lo cumplan y que comiencen con lo que tengan. San Buche comenzó de la nada y ahora estamos logrando lo que nos hemos propuesto. Hay días difíciles sí, cansados, pero adelante»,

A la fecha, San Buche cuenta con una aluencia de 1000 clientes mensaules. Los horarios de atención son de 9 a 1 p.m. y de 5 a 11 p.m.