Negocios

Más de 6,000 empresas peruanas suman deudas que superan los S/240 mil millones hasta junio de 2022

Se realizó el estudio con el fin de identificar riesgos de impago y plantear iniciativas para resguardar la estabilidad del sistema financiero. En esta nota conoce los resultados del informe.
Por Gabriela Bárcena
Empresas

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) estudió la situación financiera de más de 6,000 empresas, sobre todo, de las de mayor tamaño en el Perú.

Esto, con el fin de identificar riesgos de impago y plantear iniciativas para resguardar la estabilidad del sistema financiero, indicó el jefe del departamento de investigación económica de la SBS, Renato Ravina, durante la presentación del Informe de Estabilidad del Sistema Financiero noviembre 2022.

Cabe destacar que las empresas que se consideraron en el estudio, según la SBS, son aquellas que reportan ventas anuales superiores a S/200 millones. Asimismo, las empresas grandes, es decir, las que registran ventas entre S/20 millones y S/200 millones.

Deudas

Se identificó que hasta junio de 2022, las empresas sumaban S/240,050 millones en deudas, sobre todo provenientes de créditos de bancos locales o extranjeros y por la emisión de bonos.

Este monto significa una reducción de 3.7%, frente a lo registrado en el mismo periodo del 2021. En ese sentido, se considera que ha habido una leve reducción en la deuda de las empresas analizadas, lo cual equivale al 26.4% del PBI, detalló Ravina.

El especialista resaltó que esta leve reducción se dio gracias a la disminución de las emisiones de bonos, porque se ingresó en un contexto en el que las compañías endurecieron sus condiciones de financiamiento.

Reducción en la capacidad de pago

El informe detalla que uno de los indicadores de endeudamiento de las empresas, es el índice de cobertura de gastos financieros, pero ¿qué quiere decir esto? Significa que este indicador de corto plazo mide la capacidad de las compañías de cubrir sus gastos financieros con la utilidad operativa que generan.

Ravino explicó que el umbral de riesgo sería 1, por ello, si las empresas se encuentran por debajo de este valor quiere decir que no cuentan con la utilidad operativa para cubrir sus obligaciones y gastos.

Además, un mayor nivel del índice significa mayor capacidad de pago en corto plazo.

En ese sentido, las utilidades operativas de las empresas estudiadas en el informe, permitieron cubrir 2.21 veces sus obligaciones de deudas, al cerrar el 2021, un menor nivel frente a las 2.65 veces del 2019, lo que quiere decir que, pese a registrarse un incremento frente al 2020, aún no se alcanzan los niveles prepandemia.

Empresas del sector agrícola, pesca e hidrocarburos

Las empresas del sector agrícola y pesca mostraron una reducción más evidente, de 2.3 a 1.1 veces desde que comenzó la pandemia. Mientras que en el caso de hidrocarburos bajó de 6.3 a 4, lo que para algunos especialistas se debería a los conflictos sociales.

Frente a esto, el especialista recalcó que se debe tomar más en cuenta a las empresas de agricultura y pesca, pues es un sector bastante golpeado durante la pandemia y su ratio de cobertura de gastos financieros se redujo mucho desde el 2019, situación que se extendió hasta el 2021.

Aunque, para Manuel Luy, superintendente adjunto de estudios económicos de la SBS, el indicador de 1.1 significa que las empresas aún tienen la capacidad de cubrir sus obligaciones de corto plazo.

Créditos reprogramados

Cuando comenzó la pandemia, la SBS dio facilidades para reprogramar créditos y congelar los días de atrasos. Estos préstamos reprogramados, hasta agosto de 2022, sumaron S/16,055 millones, es decir, 3.9% del total de créditos.

Pese a que la cartera reprogramada ha mostrado una reducción progresiva, aún existe un porcentaje considerable de «cartera parada», comentó Myriam Córdova, intendente general de microfinanzas de la SBS.

Cabe resaltar que la cartera para es la deuda del sistema financiero sobre la que no se ha realizado pagos en los últimos 6 meses o que solo se pagó en una ocasión, totalizando unos S/3,760 millones hasta agosto.

En ese sentido, el 21.73% de los créditos reprogramados no se están pagando, lo que significa 0.88% del total de créditos del sistema financiero.

Noticias relacionadas