Actualidad

Imarpe monitorea playas y caletas para evaluar el brote de la influenza aviar

Con la finalidad de contribuir y ampliar información sobre varamientos de aves marinas en el litoral peruano.
Por Valeria Olguín Rodríguez

El Instituto del Mar del Perú (Imarpe) se encuentra monitoreando y realizando conteos de aves en playas y caletas del litoral peruano. Ello como respuesta a la emergencia sanitaria declarada por el brote de influenza aviar tipo A subtipo H5 en aves silvestres. El Servicio Nacional de Sanidad Agraria del Perú (Senasa) lanzó dicha alerta a nivel nacional el pasado 30 noviembre.

Se busca mantener bajo control la situación mediante una vigilancia epidemiológica constante por parte del Senasa. Dichas medidas tienen una vigencia inicial de 90 días.

Según el registro del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), son 13 869 las aves marinas silvestres muertas a consecuencia de la influenza aviar. La mayor parte de ellas, fueron encontradas en el el litoral costero dentro y fuera de las áreas protegidas.

Desde el 23 de noviembre, Imarpe viene realizando la observación de las costas de Lambayeque, La Libertad, Lima y Callao. De esta manera, pueden detectar varamientos de fauna marina silvestre. En base a los datos recabados, se contabilizó que 10 257 de los afectados con el virus son pelícanos peruanos, 2919 son piqueros peruanos, 614 camanay, entre otras especies.

Cabe destacar que Imarpe y Senasa se encuentran en constante coordinación. Mientras que Imarpe se centra en el monitoreo y recolección de información, Senasa se encarga de ejecutar protocolos para la toma de muestras y análisis de seguridad sanitaria. Además, este último es quien asume la disposición final de los ejemplares muertos.

Prevención

Ante la alerta sanitaria, es importante recordar que la prevención es clave para evitar la diseminación de la influenza aviar.  Si observas aves enfermas o muertas, reporta inmediatamente al SENASA al teléfono 946 922 469 o al correo reporta.peru@senasa.gob.pe. Se exhorta a la ciudadanía a no manipular o entrar en contacto con aves silvestres del litoral peruano (vivas, muertas o heridas).