Negocios

El consumo privado registra el crecimiento más bajo desde hace 23 años

Los salarios han experimentado un retroceso durante 16 meses consecutivos, lo que afecta directamente la capacidad adquisitiva de los ciudadanos. Este dato alarmante arroja luz sobre la situación económica actual y posibles implicaciones.
Por Mishel Farfán Publicado: Últ. actualización: 26 septiembre, 2023 14:52
3 minutos
Publicidad

Según el último informe del Banco Central de Reserva (BCR) se señala la caída del crecimiento económico del Perú (de 2.2% a 0.9%); además, de la caída del consumo privado en 1.4% (de 2.6% a 1.2%). Este descenso registra en porcentaje anual más bajo en 20 años.

Posibles razones

Una de las principales razones detrás de esta desaceleración es la preocupante tendencia a la baja en los salarios reales de los trabajadores formales. Los salarios han experimentado un retroceso durante 16 meses consecutivos, lo que ha afectado directamente la capacidad adquisitiva de los ciudadanos.

Esta disminución en los ingresos disponibles ha llevado a un menor gasto en bienes y servicios, contribuyendo al estancamiento en el consumo privado.

Además, en agosto hubo expectativas económicas negativas para las familias. Las previsiones para los 12 meses han vuelto a territorio negativo, lo que indica que la confianza de los consumidores en una recuperación económica sólida se encuentra en niveles bajos.

La incertidumbre sobre el futuro económico ha llevado a una mayor cautela en el gasto y a una menor disposición para invertir en bienes de consumo.

Según el BCRP, el bajo desempeño se debe a los bloqueos de vías y la paralización de las actividades económicas generadas por los conflictos sociales a inicios de año y las fuertes lluvias de marzo. Esto generó el incremento en los precios y la posterior inflación.

Sectores afectados

Según el Instituto Peruano de Economía (IPE) como consecuencia del bajo desempeño, el comercio interno sufrió una disminución de 7% en la primera mitad del 2023. Dentro de los sectores más afectados se encuentran las Tiendas por departamento y los Home center (artículos de ferretería, muebles, equipos y accesorios del hogar).

La caída se asoció a las menores ventas por el bajo dinamismo de los proyectos privados, a excepción de los supermercados.

Este estancamiento en el consumo privado tiene implicaciones significativas para la economía, ya que el gasto de los hogares es un motor importante para el crecimiento económico. Además, puede tener efecto en cadena en otros sectores, como el comercio y la industria, que dependen en gran medida de la demanda interna.

A fines de setiembre, la cantidad de alimentos que se comercializan en el mercado de Lima Metropolitana permanecen con una inflación superior a 10%. Según IPE, la inflación regresaría a un rango de 1% y 3% a mediados del 2024.

Expectativas

De acuerdo a lo comentado, la confianza de los consumidores disminuye a causa del escenario desfavorable. A ello se suma una confianza empresarial que permanece en negativo por 29 meses consecutivos.

Estas expectativas ponen en riesgo la reactivación económica en la segunda mitad del 2023.

De acuerdo con IPE, para mejorar el consumo en los hogares, se necesita más empleos de calidad e ingresos que viene de la mano con la inversión privada.

Las autoridades económicas y los analistas se encuentran monitoreando de cerca esta situación en busca de medidas para estimular el consumo y mejorar las condiciones salariales. En un momento en el que la recuperación económica es esencial, estos desafíos presentan un panorama complicado que requerirá esfuerzos coordinados para superar.