fbpx

Corazón Verde: comunidad que busca generar conciencia ecológica

Corazón Verde: comunidad que busca generar conciencia ecológica

Hace dos años Analí Cruz empezó a tomar ciertos hábitos de cuidado ambiental con el fin de enseñarles a sus dos pequeños hijos con el ejemplo. Dejó de utilizar bolsas plásticas y empezó a llevar sus bolsas de tela al Supermercado, así como otras prácticas que a diario realizaba con su familia, en Negritos.

Con esa pasión ecológica, esta ingeniera civil nacida en Chiclayo, empezó a hacer compost en el jardín de su casa surgiendo de esta manera un huerto a base de abono orgánico. Después todas estas actividades las empezó a compartir de manera pública en su Facebook teniendo mucha acogida entre sus amigos y varios desconocidos.

“Quien me sugirió que lo difunda a través de un blog y una página web fue mi amiga Susana, con el objetivo de darlo a conocer a más personas para ir formando conciencia en el cuidado ambiental», recuerda Analí.

Susana Sandoval es una ingeniera informática nacida en Negritos – aunque ahora vive Piura- dedicada a emprendimientos en el sector hidrocarburos. Ella trabajó un tiempo atrás con el esposo de Analí en una empresa petrolera, y fue de esta manera como se conocieron, surgiendo entre ambas una gran amistad.

“Como Analí tenía dos años haciendo este tipo de acciones en favor del medio ambiente, le propuse hacer algo de mayor alcance. Aprovechando su pasión en temas ecológicos y fusionando mi experiencia como emprendedora es como surgió Corazón Verde en abril de este año”, comenta Susana.

Corazón ambiental

Corazón Verde es una comunidad que busca crear conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente. Esta comunidad está conformada por más de 230 personas.

Analí y Susana trabajan arduamente en la difusión de hábitos eco-amigables como el uso de bolsas de tela, la compra a granel de los productos, así como la gestión correcta de los residuos orgánicos.

Analí y Susana diseñan planes de recogida separada y de compostaje. Con su propuesta buscan generar una conciencia ecológica en la niñez y juventud.

Sin dejar de estar ligadas a lo social, tienen como meta llevar a cabo la elaboración del compost a mayor escala para convertirla después en una actividad económica en favor de la ciudad de Negritos (Talara).

Las ingenieras Susana Sandoval y Analí Cruz son las creadoras de Corazón Verde.

Tocando puertas

Corazón Verde empezó con una inversión de cerca de mil soles apoyándose también en las redes sociales.
La primera acción de esta comunidad fue ‘tocar puertas’ a los amigos, colegios e instituciones públicas.

El primero en interesarse fue el Colegio La Brea, en Negritos.

Valiéndose de que esta institución educativa contaba con una brigada ecológica llevaron cabo, con los alumnos de primaria y secundaria, y algunos profesores, su primer taller de creación de abono orgánico a través del compostaje, en mayo pasado.

“En el colegio al inicio dejamos 2 javas de madera para hacer compost. Después de un tiempo regresamos y nos encontramos con 5 javas más y un gran hueco donde los alumnos estaban llevando a cabo el compostaje”, detalla Susana Sandoval.

Desde esa primera oportunidad, Corazón Verde continuó impartiendo talleres de compostaje en el mismo colegio y en el Colegio Trilce de Negritos.

En la actualidad, la mayoría de la comunidad está conformada por los alumnos, profesores y padres de familia de los colegios.

Corazón Verde busca generar una conciencia ecológica en la niñez y juventud.

Para Analí Cruz una de dificultades es el ingreso de Corazón Verde a los colegios porque estos deben acatar las normas de la UGEL, en el cumplimiento de horarios y en respetar su currícula.

«Si el director no tiene la visión necesaria en temas medioambientales, no estará dispuesto a respaldar el proyecto», señala Analí.

“Todo lo contrario nos sucedió con el Colegio La Brea, una institución con una gran visión ecológica, que se está proyectando a futuros concursos regionales, donde expondrán el porcentaje de disminución de basura en la ciudad gracias a la generación del compost y el ahorro que le genera a la Municipalidad de Negritos el recoger menos toneladas de basura”, agrega.

Piloto a la vista

Corazón Verde tiene como retos sacar adelante el piloto en el Colegio La Brea, creando conciencia en los alumnos de en esta institución educativa y de otros centros. También se encuentra entre sus planes la implementación del centro de compostaje, para después rentabilizarlo.

“Nosotros no hemos querido tocar puertas a entidades privadas y buscar financiamiento sin tener resultados. Al revés, nosotros hemos querido dar resultados con nuestra mano de obra, corriendo con todos los costos, para mostrarle después a los demás lo que estamos haciendo. Si te unes, éste es nuestro plan de trabajo”, manifiesta Susana.

El compost se convertirá después en abono orgánico para su uso en la agricultura y ganadería.

Centro de compostaje

Este emprendimiento se encuentra ahora en etapa de capacitación y creación de conciencia. En adelante, cuando más personas se unan a la comunidad, tendrán más recursos para hacer compost para la venta. A más residuos orgánicos que obtengan de los vecinos más abono producirán.

El centro de compostaje será en un terreno de propiedad de Corazón Verde, frente a una empresa petrolera en Negritos.

“Será un lugar donde cualquier persona de la ciudad pueda llevar sus residuos para convertirlo en compostaje, y así después generar la actividad económica. Cada dos meses se genera una cantidad de 1 tonelada de abono orgánico. En un año ya deberíamos estar dando resultados para empezar a comercializarlo», señala Susana Sandoval.

Se necesitará más de 40 mil dólares en el terreno y en la implementación del centro compostaje, porque la materia prima serán los residuos de las viviendas, abaratándose de esta manera el costo de producción.

“La ideas es hacer una alianza con la Municipalidad de Negritos para que el carro de la basura no vaya al botadero, sino pase por nuestro centro de compostaje, dejándonos de esta manera los residuos orgánicos, acopiados de forma adecuada”, señala la ingeniera informática.

El negocio de esta comunidad pro ambiental está en crear conciencia ecológica en la población, luego a través del compostaje se rentabilizará para generar actividad agrícola y ganadera, en una ciudad que está dedicada al petróleo.

“Nosotras hemos recorrido con el carro de la basura al botadero, porque no existe relleno sanitario en Negritos, y al costado habían animales comiéndose la basura que genera la ciudad. Hay actividades económicas en Negritos que no están explotadas y en donde nosotros queremos entrar”, señala Sandoval.

Valores de corazón

Uno de los valores de Corazón Verde es la honestidad, porque siendo honestas con lo que hacen buscan crear conciencia en los jóvenes, para generar en ellos el valor de liderazgo y respeto a los demás.

Para Analí Cruz, el tema del cuidado ambiental involucra a respetar los derechos de los demás, porque muchas personas solo piensa en sí mismas y nunca reparan si su acción les repercute a otros o los perjudica.

La unión también es un pilar fundamental en esta comunidad ecológica, porque con el compostaje se logra que los niños y jóvenes involucren a todos los miembros de la familia.

Debes saber

  • En la ciudad de Piura, opera Lima Compost, empresa que realiza un trabajo similar a Corazón Verde.
  • Lima Compost recoge los residuos de las viviendas cobrando una mensualidad para generar compost para luego de dos meses devolverlo como abono orgánico.
  • Para ser parte de la comunidad puedes ingresar su página web Corazonverde.info o a través de las redes sociales.