Utilidades

Flujo de caja: Qué es y cómo calcularlo paso a paso

¿Ya sabes cómo realizar tu flujo de caja? Descubre aquí todos los pasos para hacerlo.
Por Mary Ann Zavala
4 minutos
Cómo calcular el flujo de caja - Paso a paso
Publicidad

La gestión financiera de una empresa se beneficia significativamente del análisis del flujo de caja, el cual es una herramienta crucial para las empresas. En este artículo de Infomercado te explicaremos qué es, cómo calcular el flujo de caja paso a paso y más detalles acerca de esto.

Flujo de caja: ¿Qué es?

El flujo de caja, conocido también como cash flow, representa los movimientos de dinero en una empresa, abarcando tanto las entradas por ventas como los gastos operativos y las inversiones en activos fijos. Es una herramienta clave para analizar el rendimiento de una empresa y su habilidad para cubrir sus gastos corrientes con el efectivo generado.

¿Cuál es la utilidad del flujo de caja?

La evaluación del estado financiero de una empresa se facilita mediante el uso del flujo de caja. Este ofrece detalles cruciales acerca de la liquidez y solvencia de la empresa. Y así permite a inversores y analistas financieros tomar decisiones fundamentadas sobre la viabilidad de invertir en la entidad.

Asimismo, el análisis del flujo de efectivo se extiende a la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones a corto plazo y respaldar futuras inversiones.

¿Cómo calcular el flujo de caja?

Hay dos maneras de evaluar el flujo de caja: mediante el método directo y por el flujo de caja indirecto. Lo primero que debemos tener en cuenta es que si el flujo de caja neto es positivo, los ingresos han sido mayores que los egresos. Y si es negativo, los egresos han sido mayores que los ingresos

Flujo de caja mediante el método directo

El cálculo del flujo de caja mediante el método directo implica la resta de los flujos de efectivo entrantes, de los flujos de salida de efectivo. La fórmula matemática es la siguiente:

Flujo de caja = flujos de efectivo entrantes – flujos de efectivo salientes

Dentro de los flujos de efectivo entrantes se encuentran las sumas recibidas de los clientes y otros ingresos, mientras que los egresos en efectivo abarcan los costos operativos, la adquisición de activos fijos y la cancelación de deudas, entre otras salidas financieras.

Flujo de caja mediante el método indirecto

Se tiene la opción de determinar el flujo de efectivo mediante el enfoque indirecto, comenzando con el beneficio neto de la empresa y sumando las amortizaciones y las provisiones. Esta es la fórmula:

Flujo de caja = Beneficio neto + Amortizaciones + Provisiones

La razón por la cual las amortizaciones y provisiones se incluyen en el cálculo del flujo de efectivo junto con el beneficio neto radica en que, aunque se reconocen como gastos, no representan una salida directa de efectivo.

¿Cuáles son los tipos de flujo de caja?

Se pueden identificar diversos tipos de flujo de caja que se emplean para analizar distintos aspectos del desempeño financiero de una empresa. Entre ellos podemos encontrar el flujo de caja operativo, el flujo de caja de inversiones y el flujo de caja vinculado a la financiación.

Flujo de caja operativo

El efectivo generado por las operaciones comerciales habituales de una empresa se conoce como flujo de caja operativo. Este es el indicador más frecuentemente empleado para calcular el flujo de caja, ya que refleja el efectivo proveniente de la actividad central de la empresa.

Este flujo de caja abarca los ingresos derivados de las ventas, los costos asociados a los bienes vendidos, así como los gastos de venta y administrativos, entre otros.

Flujo de caja financiación

El flujo de caja de financiamiento evalúa los movimientos de capital derivados de actividades como la emisión de acciones y la adquisición de préstamos. Además, abarca los pagos de dividendos a los accionistas.

Flujo de caja de inversión

La evaluación del flujo de caja de inversión se encarga de analizar los movimientos de capital generados por la adquisición de activos fijos y otros recursos no corrientes. Esto abarca desde la compra de propiedades, instalaciones y equipo, hasta inversiones en otras compañías, entre otros.

Flujo de caja libre

El flujo de caja libre se refiere al dinero restante una vez que la empresa ha cubierto todos sus gastos operativos e inversiones. Este indicador se emplea para analizar la habilidad de la empresa en la generación de efectivo a largo plazo.

Recomendaciones para un flujo de caja positivo

Se sugiere realizar proyecciones mensuales para alcanzar un flujo de caja positivo. Una práctica recomendada es la previsión y provisión. Esto implica estar listos para afrontar futuros gastos.

La distinción clave entre previsión y provisión radica en que la primera se refiere a un gasto planificado para el futuro, sin conocer exactamente cuándo ni cuánto, solo estimamos.

Mientras tanto, la provisión se aplica cuando tenemos certeza sobre la fecha y la cantidad del gasto, permitiéndonos preparar con antelación un fondo para evitar impactos abruptos en las finanzas.