fbpx

Video del dinosaurio «SI SI SI NO» se convertirá en objeto de estudio al reproducirse más de 600 mil veces el año pasado

Video del dinosaurio «SI SI SI NO» se convertirá en objeto de estudio al reproducirse más de 600 mil veces el año pasado

Tras la jornada electoral del 9 de diciembre en Referéndum 2018, se ha comprobado que este video se ha reproducido más de 600 mil veces; además miles de cibernautas manifestaron la importancia del viral en la decisión en las urnas.

Ellos usaron sus cuentas personales para manifestar que la decisión que tomaron en las urnas fue debido a la influencia de un video viral, siendo así que se convierta en objeto de estudio en algunos años.

Se trata del video del dinosaurio del «SI SI SI NO», un material audiovisual que en su origen se popularizó como «cállese viejo lesbiano«, pero que fue modificado en diferentes versiones, y una de ellas se relacionó con el anuncio del presidente Martín Vizcarra, quien manifestó el 09 de octubre del año pasado que «a la cuarta consulta sobre la bicameralidad le decimos ‘no’, tal como ha sido propuesta por el Congreso, porque ha desnaturalizado el proyecto que nosotros enviamos».

Desde su aparición a inicios de noviembre, el video se viralizó con inmediatez no solo en Facebook, la red social más popular, sino también en Twitter, Instagram y YouTube, llegando al punto de hasta crear remix con cantantes.

Actualmente el dinosaurio que callaba al viejo lesbiano se ha analizado encontrando resultados importantes como la influencia, la atención, la popularidad y el poder de convencimiento entre varios de los cibernautas. Siendo así que este video cumplió un papel importante en los resultados del Referéndum 2018.

Asimismo gran parte de los cibernautas respondieron que atribuyen el éxito del viral, a las imágenes que se incluyeron en el video como de algunos polémicos congresistas, como Mauricio Mulder, Rosa Barta y Héctor Becerril, y de lamentables comportamientos de parlamentarios en algunos debates.

Leer Más  WhatsApp empezará a mostrar publicidad

Fuente: La República