Negocios

Startups peruanas se verán afectadas por la crisis política y la quiebra del Silicon Valley Bank

La reciente quiebra del Silicon Valley Bank, que tenía como principales clientes a startups, ha generado una mayor cautela por parte de los inversionistas.
Por Martha Seminario Rubio
2 minutos
Publicidad

Las startups peruanas enfrentarán mayores dificultades para acceder a financiamiento en los próximos meses, debido a que los inversionistas serán más rigurosos al evaluar si apuestan por el desarrollo de este tipo de compañías, según analistas.

Cabe precisar que hace unos días, Paloma Aramburú, directora ejecutiva de Endeavor en Perú, refirió que la inversión en startups peruanas no se vio golpeada el 2022 porque los tickets son menores.

En niveles de capital semilla, recordó que los montos se ubicaron entre US$ 500,000 y US$ 1.7 millones. Y para este año consideraba que el panorama sería similar.

Sin embargo, la fuerte alza de las tasas de interés a nivel global registrada el último año hace más costoso realizar una inversión, y los inversores se muestran más exigentes respecto a que las startups muestren resultados positivos de forma más rápida que antes.

La quiebra del Silicon Valley Bank, que tenía como principales clientes a las startups, volverá aún más cautos a los inversionistas que tendrán más cuidado al evaluar estos emprendimientos. EE. UU. es el principal país inversor extranjero en compañías peruanas, en particular en los sectores de tecnología e internet.

Cambios en el mercado

El cambio en el mercado de financiamiento para las startups peruanas ya empieza a notarse, con una tendencia decreciente en las operaciones vía venture capital, las más vinculadas a inversiones en startups.

Así, mientras en el 2022 se registraron 20 operaciones de venture capital, en enero y febrero del 2023 no se ha dado ninguna operación de este tipo, según reporta el último informe de la consultora Transactional Track Record (TTR).

Además, el mercado se ha visto afectado por la crisis política en Perú, lo que ha hecho que disminuyan las perspectivas de inversión tanto de peruanos como de extranjeros.

La situación actual presenta mayores costos para acceder a capital, lo que hace que los inversionistas sean más exigentes y que las startups se vean obligadas a mostrar resultados positivos de forma más rápida que antes.

Esto ha reducido el interés por financiar a este segmento. Además, la quiebra del Silicon Valley Bank y la crisis política en Perú han hecho que los inversionistas sean aún más cautos al evaluar estos emprendimientos.