Negocios

Punta Hermosa no registra visitas de veraneantes y comercio cae 50% luego de los huaicos

La causa principal de esta caída en el número de visitantes es el temor ante posibles nuevos huaicos. Pese a esto, las playas más visitadas se encuentran abiertas y en buenas condiciones
Por Gabriela Bárcena
2 minutos
Punta Hermosa
Publicidad

En las últimas semanas se vienen registrando una serie de desastres naturales en varias partes de nuestro país, principalmente por las lluvias. En el distrito de Punta Hermosa se activó la quebrada Malanche, ocasionando 2 huaicos.

Esto, no solo afecta la infraestructura de la zona, sino que también termina impactando en la economía del distrito por la paralización de las principales actividades económicas, como el comercio.

El presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Punta Hermosa, Jorge Luis Linares, manifestó que luego de los desastres naturales, el flujo de veraneantes es casi nulo. Por ende, los negocios también están casi vacíos, sobre todo los restaurantes, los cuales representan casi el 70% de comercios de la zona.

¿Cuál es la situación actual de Punta Hermosa?

Para Linares, la principal causa de la baja de visitantes es el temor ante posibles nuevos huaicos. Pese a esto, las playas más visitadas (Playa Negra, El Silencio, Señoritas o Caballeros) se encuentran abiertas y en buenas condiciones, pues no se vieron afectadas por las inundaciones.

La misma situación se vive con los negocios ubicados en la parte alta de Punta Hermosa. Sin embargo, sus ventas han caído hasta en 50% por la falta de clientes y lo que los mantiene por ahora, es el consumo local, explicó Linares.

Cabe destacar que, los fines de semana son los días picos de visitantes, donde pueden recibir hasta 10,000 personas. Sin embargo, ahora casi no han registrado visitas, pese a que las playas y negocios siguen operando.

Alquiler de casas de playa

Playa Central y Playa Norte fueron algunas de las zonas más afectadas por los huaicos, perjudicando a los veraneantes que alquilan sus casas de playa desde diciembre hasta Semana Santa.

Estas, pueden costar hasta US$15 mil por temporada, es decir, casi 3 meses.

«Esto es un fenómeno que se suscitó de un momento a otro y, por lo tanto, también sorprende a los propietarios que rentan sus viviendas. Habrán inquilinos que soliciten algún tipo de salvedad, de acuerdo a los condiciones de su contrato», detalló Linares.