Negocios

Familia Añaños: AJE e ISM, dos estrategias para conquistar el mundo

Dos compañías, una sola familia. ISM y AJE tomaron estrategias diferentes de internacionalización. Conoce cuáles fueron los caminos que les llevaron a tener presencia en todos los continentes del mundo.
Por Jahir Trelles Publicado: Últ. actualización: 13 marzo, 2023 08:31
5 minutos
Publicidad

La familia Añaños Alcázar embotelló su primera botella de Kola Real en un contexto de crisis económica y terrorismo. Jorge Añaños y su esposa Tania Alcázar empezaron a producirla en sociedad con los padres de Jorge (el mayor de los hermanos) Eduardo y Mirtha.

Al inicio, la planta operaba con 20 trabajadores y producía apenas 48 cajas al día. Como otras gaseosas no llegaban a la región, porque la consideraban riesgosa, conquistaron rápidamente al consumidor ayacuchano.

Los hermanos menores formaron Embotelladora de Aguas Gaseosas Huancayo en 1991, posteriormente, crearían AJE, bajo la dirección de Ángel Añaños, junto a sus padres. Por otro lado, Jorge y su esposa continuaron con la empresa ISM desde 1988.

Los Añaños en el Perú

El Grupo AJE e ISM han llegado a conocer bien a su público peruano, consolidándose fuertemente en el corazón en su país de origen. Al tener productos en copropiedad, como KR Kola Real, Sabor de Oro y Cielo, han aprendido a compartir el mercado.

Así aunque cada grupo tiene independencia sobre sus decisiones, la única regla entre ellos es «no canibalizarse«.

Esto los llevó a dividirse el Perú de una manera muy particular, mientras que el Grupo AJE tomó el norte y el centro; el Grupo ISM, está en el norte chico y el sur del Perú con las marcas en copropiedad. Con el portafolio propio están en cada una de las regiones en todo el país.

La regla les ha llevado a expandirse libremente por el gran y basto mundo

Divide y conquistarás

La familia proveniente de Ayacucho tiene opiniones diferentes sobre como sus empresas deberían llegar al mercado internacional.

Por su parte el Grupo AJE presenta una propuesta de expansión exploradora y llegan los nuevos mercados de forma agresiva y veloz. En contraste, el Grupo ISM tiene una propuesta más cautelosa y solo llega a nuevos mercados después de un profundo estudio.

De este modo el Grupo AJE a llegado a todos los continentes del mundo, teniendo presencia en  Ecuador, Colombia, Camerún, Venezuela, Bolivia, El Salvador, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Vietnam, Indonesia, Tailandia, India, Egipto y España.

A pesar del crecimiento acelerado de este grupo, la compañía en general ha tenido varios tropiezos importantes que han elevado su nivel de endeudamiento al tener el crecimiento esperado.

Como pasó en el 2017 en Brasil, México, Venezuela, Tailandia e Indonesia, donde no alcanzó el crecimiento proyectado y casi cancela su avance en estos países.

Al final, solo tuvo que cerrar en Brasil, pero esto le llevó a probar nuevas posibilidades como las franquicias. Gracias a esta modalidad alcanzó los países de Nigeria, Isla Reunión y Madagascar.

La internacionalización del Grupo ISM es un poco más lenta pero de consolidación positiva, operando en Brasil, República Dominicana, Haití, Chile, Estados Unidos y Puerto Rico.

Aunque su estrategia principal es seguir expandiéndose, son pacientes y estudian los mercados en crecimiento de América y otros continentes. Para así encontrar nuevos espacios y seguir creciendo, no lo solo en la industria de bebidas, sino también en la alimentaria.

Franquicias y nuevos mercados

Recientemente ISM lanzó al mercado una nueva marca al mercado «DeliKranch» aprovechando el nuevo espacio que tiene para crecer. Aunque no dejará su principal negocio de bebidas no alcohólicas, tampoco desaprovechará la posibilidad de consolidarse con nuevos canales de distribución y plataformas tecnológicas.

Por su parte AJE está haciendo lo suyo con promover las operaciones franquiciadas que, aunque le quita control, para los analistas es la forma más segura de incursionar en el mercado. Al quitar el riesgo, podrán tantear con más seguridad el nuevo camino que han trazado y encontrar la mejor manera para consolidarse.

Sin embargo, para muchos analistas, este grupo no debería descartar la posibilidad de seguir el mismo camino de su compañía hermana.

Pasión, calidad, trascendencia e innovación son palabras que forman el ADN de toda la familia de ISM.

Alimentar al mundo, hacer historia, romper paradigmas, democratizar el consumo de alimentos y bebidas y llegar a los lugares más desfavorecidos es la fórmula de éxito de esta compañía que hace 35 años produjo en Ayacucho su primera botella de Kola Real y hoy reescribe su propia historia bajo el compromiso de lograr un futuro próspero.