Exportaciones peruanas de aceituna se recuperarán este año por efectos del fenómeno El Niño

Exportaciones peruanas de aceituna se recuperarán este año por efectos del fenómeno El Niño

Valora esta publicación

Las exportaciones peruanas de aceituna este año podrían recuperarse “hasta llegar a los récords del 2014” (unos US$ 47’690,000), luego de haber caído desde el año 2015 por los efectos del fenómeno El Niño y la competencia egipcia, estimó el presidente de la asociación Pro Olivo, Manuel Morales Ordóñez.

En el 2014, la producción de aceitunas en el país fue de 115,201 toneladas, de las cuales 37,731 se destinaron a la exportación.

Pero, a partir del año 2015, tanto la producción como la exportación de este fruto sufrieron “una caída sensible debido a los efectos del Fenómeno El Niño” y por la gran producción egipcia, que empujó los precios hacia abajo, según explicó Morales.

El peor año fue el 2016, en el que la producción se redujo hasta 27,737 toneladas, de las cuales 24,868 toneladas fueron exportadas por un valor de US$32,585,030.

No obstante, el año 2018 presentó una significativa mejoría para el sector: la producción alcanzó las 150,000 toneladas, y se exportaron 27,725 toneladas por US$ 31,750,146.

Cabe resaltar que los dos principales países compradores de aceituna peruana son Chile (53% de los envíos peruanos) y Brasil (39%); y el resto se vende en cantidades mucho más reducidas a países como los Estados Unidos y Canadá.

Cultivos no se incrementarían este año

No obstante, la gran producción de aceitunas del año pasado ha generado un exceso en el stock de este fruto, por lo cual el gremio prevé que este año no se incremente el número de hectáreas cultivadas, que han crecido 10% en los últimos 10 años y actualmente ascienden a unas 30 mil.

Leer Más  Perú es el tercer exportador mundial de uva fresca

Debido al exceso de la producción actualmente existente, sostiene Morales, el crecimiento de las exportaciones no se verá afectado, a pesar de que la producción será de entre 70 mil y 90 mil toneladas, debido a una natural caída cíclica.

Fuente: Gestión