Tendencias

LG crea la primera pantalla estirable que puede crecer hasta un 20% más

Entre los casos de uso principales que LG contempla para su pantalla estirable se encuentra la posibilidad de que se incorpore en superficies curvas como la piel, la ropa, los muebles, automóviles o en aviones. Aquí los detalles.
Por Jordy Acevedo
pantalla estirable LG

LG ha dado un paso importante en el sector de tecnología al crear la primera pantalla estirable de 12 pulgadas que puede crecer hasta un 20% si tiras de ella.

¿Cómo es la primera pantalla estirable de LG?

En el mercado tecnológico existen pantallas que pueden doblarse y enrollarse en dispositivos comerciales. Sin embargo, estirarlas no es posible ya que pueden romperse.

Por ello, LG Display, la división de pantallas del gigante tecnológico surcoreano, ha presentado la primera pantalla estirable del planeta, que tiene una superficie de 12 pulgadas y alta resolución.

Su verdadera novedad es su forma, que permite extender, doblar o enrollar la pantalla libremente sin que sufra daños.

La nueva pantalla de LG puede estirarse hasta aumentar su superficie en un 20%, con lo que pasa de las 12 a las 14 pulgadas. Está compuesta de una película de silicio similar a las que se utilizan en las lentes de contacto y se monta sobre una banda de silicona estirable.

¿De cuánto es la resolución y qué otras características tiene?

La imagen puede mostrarse gracias a una fuente de luz micro LED con un grosor microscópico de menos de 40 micras, pero que a pesar de su finura asegura un alto nivel de resistencia a impactos externos, según el fabricante.

El panel tiene una resolución de 100 píxeles por pulgada y tiene la capacidad de mostrar colores RGB. En las imágenes publicadas por LG además puede verse que la pantalla es transparente.

Además, la pantalla estirable sitúa los circuitos en forma de S, lo que permite que soporte cambios constantes en su forma sin llegar a romperse.

Entre los casos de uso principales que LG contempla para su pantalla estirable se encuentra la posibilidad de que se incorpore en superficies curvas como la piel, la ropa, los muebles, automóviles o en aviones, por parte de industrias muy diferentes como la moda, las wearables, la movilidad o los videojuegos.