Utilidades

CTS 2023: ¿Cómo usar responsablemente este dinero?

La CTS es una excelente oportunidad para fortalecer tus ahorros y mantener un fondo de emergencia.
Por Cecilia Velásquez
2 minutos
Publicidad

Cada mes de mayo, los trabajadores pueden retirar un porcentaje del pago de su CTS (Compensación por Tiempo de Servicio), como un dinero extra del que puedes sacar provecho.

Tania Nolberto Acosta, docente de la Escuela de Contabilidad de la Universidad César Vallejo, brinda algunos tips para administrar mejor tu dinero de la CTS ya que muchas veces no se usa de manera adecuada:

Crea un fondo de ahorro

Esta es una de las mejores decisiones ya que puedes abrir una cuenta de ahorros separada o considerar opciones de inversión de bajo riesgo.

Siempre tendrás contigo un respaldo financiero en caso de emergencias o para proyectos futuros.

No acumules más deudas

¡No seas moroso! Si se mantienen deudas pendientes, especialmente aquellas con tasas de interés altas, se podría considerar destinar una parte para pagarlas.

Alivia la carga financiera y podrás ahorrar dinero en intereses a largo plazo.

Piensa a futuro

Comprar una casa o planificar la jubilación son parte de nuestros planes a futuro y por lo tanto, se debería invertir parte de esta suma en instrumentos financieros adecuados a través de fondos de inversión, acciones o bonos.

De igual manera, es necesario entender los riesgos y buscar asesoramiento financiero profesional si es necesario.

Invierte en tu educación

Cualquier oportunidad para tu desarrollo profesional siempre será una excelente manera de utilizar la CTS, con la finalidad de realizar cursos, adquirir nuevas habilidades o incluso emprender algún proyecto empresarial.

Por otra parte, la especialista aconsejó que no se debería hacer con el dinero de la CTS, de tal manera que no genere un perjuicio en la economía:

¿Qué no hacer con el pago de la CTS?

  • No contar con un plan financiero ya que puede llevar a decisiones impulsivas o a gastar el dinero de manera desorganizada.
  • Gastarlo en cosas innecesarias como hacer compras impulsivas o en gastos que no sean esenciales.
  • Apostar o invertir en productos de alto riesgo como los juegos de azar o inversiones no reguladas.