Actualidad

Carretera Selva Central: Continúa el bloqueo ante la ausencia de la premier Betssy Chávez

La principal vía de acceso a la selva central permanece bloqueada por miembros de la comunidad ashaninka, quienes exigen la derogación del decreto que vulnera el acceso a educación bilingüe intercultural.
Por Kathia Guevara Cruz
2 minutos
Carretera Selva Central:
Imagen referencial
Publicidad

La comunidad asháninka continúa bloqueando la carretera de la selva central luego de que no llegara a un acuerdo con el Ejecutivo. Los pobladores exigen que se derogue el decreto supremo del Minedu que elimina el requisito que el profesor tenga dominio de una legua originaria.

En conversación con canal N los manifestantes demandaron la presencia de la nueva premier Betssy Chávez y del presidente Pedro Castillo para que puedan atender sus pedidos. A la fecha se han apersonado la nueva ministra de Cultura, Silvana Robles, y el ministro de Educación, Rosendo Serna, quienes no pudieron conciliar con la comunidad nativa.

Los bloqueos han generado que cientos de vehículos permanezcan varados en la carretera central, lo cual obligó a los viajeros caminar largos tramos para llegar a su destino. Es el segundo bloqueo que se reporta en menos de una semana, el primero ocurrió el 28 de noviembre.

¿Qué exige la comunidad asháninka?

El pasado 20 de septiembre, el Ministerio de Educación publicó la resolución viceministerial 118-2022, en la que se eliminó el requisito de dominar una lengua originaria para los docentes que postulan a plazas de nombramiento de directores (4 años) en escuelas interculturales bilingües. Una semana después extendió la excepción a los directores por encargatura con resolución viceministerial 121-2022.

Al respecto, el Consejo Nacional de Educación, gremios indígenas y la Defensoría del Pueblo se mostraron en contra de la medida que vulnera el derecho a los niños de aprender en su lengua originaria y desde sus propios referentes culturales.

Un atropello a la Educación Intercultural Bilingüe” y que se está vulnerando “el derecho de los niños, niñas y adolescentes de los pueblos originarios a aprender desde sus propios referentes culturales y en su lengua”, indicó el Consejo Nacional de Educación (CNE).