Emprendimientos

Teté, un pasatiempo que se convirtió en negocio luego del desempleo

Tete es una tienda ubicada en Trujillo, que se encarga de la venta de insumos innovadores orientados al tejido.
Por Gabriela Bárcena

Últ. actualización: 15 Junio, 2022 11:42

Teté

Janice Sánchez, fundadora de Teté, es contadora pública con una maestría en gestión empresarial en la Universidad de Piura. Ella egresó a los 23 años y trabajó por muchos años para otras personas u empresas, de manera dependiente, ante eso siempre planificó independizarse a los 40 años, pero no esperaba que eso sucediera mucho antes.

Janice en dialogo con Infomercado, contó como fue su experiencia y el recorrido que tuvo que realizar para llegar hasta donde está ahora.

La idea que surge del desempleo

La emprendedora siempre tuvo afición por diversos artes, pero nunca había tenido tiempo de estudiar las cosas que les gustaban porque sus trabajos le demandaban mucho tiempo. En cierto punto de su vida, se dio cuenta que no estaba haciendo lo que le gusta. En una ocasión quiso pedirle permiso a su jefe y el se lo negó, es ahí donde decide renunciar.

Después de su renuncia, Janice decidió estudiar jabonería, cosmética, cerámica en frío, tejido y en este, una técnica llamada amigurumi, que se trata de una técnica muy popular donde se elaboran muñecos, que pueden ser animales o personajes, tejidos a crochet. Además, comenzó a publicar sus trabajos en sus redes sociales y muchos amigos o conocidos se interesaron en comprarle, ahí se dio cuenta que el tejido tenía mucha acogida.

LEER MÁS: Threads: El hobbie que se convirtió en un exitoso emprendimiento que ahora llega a todo el Perú

El comienzo de Teté

Janice, mientras estaba en clase de tejido, notó una necesidad en ese rubro, la escasez de materiales para tejido, los cuales eran muy difíciles de conseguir. Aquí surge la idea de Teté. Una amiga de la empresaria, le sugirió que podía vender los material, y aunque ella dudo mucho al principio decidió arriesgarse.

En ese momento, Janice tenía poco capital, pues estaba a puertas de casarse y además no tenía ingresos debido a su renuncia. Con ese poco dinero decidió viajar a Lima y comprar los hilos que se requerían para el tejido.

Teté comenzó en junio de 2019 y este año está próximo a cumplir sus 3 años. Al principio decidió publicarlos en Marketplace en Facebook y la joven cuenta que tuvo muchísima acogida. La gente llegaba a su casa a buscarla y comprarle el material.

Pero, esto fue para ella un punto en contra, sentía que invadían la privacidad de su hogar, es ahí donde decide mudar la tienda a la cochera de su padre. Realizó una pequeña inversión para arreglar la cochera, colocar estantes y arrancó la aventura, con muy poquito material, pero poco a poco fue creciendo.

Tienda física de Teté

Janice no volvió a ejercer su carrera de manera dependiente, pero manifiesta que le sirve muchísimo porque en su tienda ella es la encargada de hacer todo, es la vendedora, publicista, contadora, administradora y más.

¿Qué es Tete?

Tete es una tienda ubicada en Trujillo, que se encarga de la venta de insumos innovadores orientados al tejido. Además, realiza talleres enfocados a diversos rubros: tejido, jabonería y cosmética natural.

Parte del concepto de la marca es abastecer a los tejedores de insumos que no encuentren en Trujillo, pues Janice siempre está buscando las nuevas tendencias y trae para vender los productos importados más difíciles de encontrar en Trujillo.

Cabe mencionar que Teté no vende productos terminados, Teté te vende material, insumos y te enseña que hacer con esos insumos.

LEER MÁS >>> Jóvenes ingenieros proponen proyecto para luchar contra la contaminación ambiental de ríos y mares en el Perú

La pandemia, la mejor época para el negocio

Para Janice, de marzo a mayo de 2020 fue la mejor época de Teté, pues en ese periodo la tienda pudo posicionar un poco más en el mercado trujillano.

Al llegar la pandemia, el primer pensamiento de Sánchez fue “ya quebré”. En ese momento ella pensaba que las personas no iban a querer comprar esa clase de material, porque estaban más interesados en conseguir alimentos y productos de primera necesidad.

Fue grande la sorpresa, cuando en pleno encierro, las personas comenzaron a interesarse más en nuevas formas de distraerse. La demanda de los utensilios y materiales de tejido incrementó sorprendentemente, las personas buscaban hilos, material y libros de tejido para comenzar con el ocio.

Todo esto, hacía que se desabasteciera muy rápido y le era muy complicado conseguir nuevamente los productos para la venta. Al encontrase todo paralizados, cada vez era más difícil volver a abastecer la tienda. Sin embargo, sus proveedores limeños se ingeniaban para enviarle poco a poco nuevo stock, lo cual demoraba un poco.

Aniversario de Teté

Los talleres

Uno de los principales servicios que ofrece Teté son los talleres. Estos, siempre estuvieron en la mente de la emprendedora. Incluso, antes de empezar ya contaba con 15 clientes fijos a los que les enseñaba, por ello no tuvo miedo a renunciar, porque sabía que tenía algo seguro al retirarse.

Janice se encarga de organizarlos, primero teje los productos que va a enseñar, lo cual es necesario para conocer cuánto y qué tipo de material utilizará, luego lo pesa y con esto arma un costo. Posteriormente, publica las indicaciones en las redes sociales, como hora, fecha, costo y más.

Además, Teté no dicta talleres personalizados, todos son grupos y por ello, no repiten los temas porque hay alumnos que son clientes constantes y acuden a todos los talleres, por lo tanto, no quieren volver a escuchar la misma clase.

El valor agregado de los talleres, es que también son espacios en los que los clientes pueden relajarse y compartir momentos de esparcimiento. En estos espacios, no solo aprenden, incluso Janice menciona que muchas de sus clientas ya saben más que ella pero son momentos en los que se encuentran entre amigas, es decir, ya se han formado lazos amicales. Es el tiempo de sus clientes fuera de casa, fuera de su labor de madre, esposa o trabajador.

Janice considera que los talleres no son un ingreso fuerte, pero lo utiliza como medio de enganche para que las personas se enamoren del tejido y quieran seguir haciéndolo. Posteriormente, ella puede ofrecer sus productos para que continúen en el proceso.

Talleres de Teté
Talleres de tejido

LEER MÁS >>> Sergio Galliani: “Miraflores Country Club es el primer condominio en Perú con transporte interno 100% eléctrico”

Ferias para emprendedores

El 80% de los clientes de Teté, son emprendedores que quieren llevar su arte a ferias. Como dice Janice, es gente que teje para otras personas.

Por ello, la emprendedora ha venido realizando ferias de emprendimientos, hasta el momento va 3. Y considera que esta es una forma de fidelizarlos, generando espacios en los que puedan ofrecer con orgullo los productos que ellos mismos han hecho.

Cabe resaltar que Teté no vende productos, pero en cierto punto, puede exhibir algunos de los productos que se elaboran para los talleres y si alguno de los clientes está interesado puede llevárselo.

Teté en ferias
Ferias de emprendedores

Teté y su valor diferencial

No solo se trata de vender los productos, Janice también brinda asesorías e incluso realiza en vivos sobre temas de costeo, para lo cual ejerce su profesión. Enseña como vender su producto, a que precio y como pueden calcular el valor de su tiempo. Ella menciona que: “No vendo por vender, les vendo lo que necesitan”.

Además, Teté posiciona a sus clientes a través de las redes sociales, publicando fotografías de los productos que han elaborado.

Por último, cuando algunos de sus clientes no pueden acudir a la sesión de taller, Janice se toma el tiempo de organizar una nueva con los “rezagados”, como ella los llama. De esta forma, evita que sus clientes se desanimen y pierdan el gusto por el tejido.

Luchando con los prejuicios

Para Sánchez, no fue difícil dejar su trabajo, pero por ello tuvo que enfrentar muchos prejuicios de la gente al dejar su profesión. Aunque aún ejerce para ella misma, porque dirige su propia empresa, ella menciona que: “para muchas personas ejercer una maestría es usar saco y corbata y no te imaginan vendiendo hilos o tejiendo”.

Sin embargo, Janice afirma que a nivel monetario, cualquier negocio es rentable si le pones esfuerzo.

Por otro lado, la gente que no está inmersa en el mundo del tejido, desconoce que realmente existe una gran población de personas que están interesadas en este arte.

LEER MÁS >>> Kusikuy, el aplicativo móvil que facilita a agricultores vender más de 70 especies nativas

Todos estos prejuicios juegan en contra y las personas no valoran el trabajo hecho a mano porque consideran que es más sencillo, lo cual no es verdad, y muchas veces no pagan por el valor de los productos.

Janice menciona que su público en general son mujeres de 25 a 60 años, es decir, el rango que abarca es muy grande. El tejido es para todas las edades.

Teté
Productos elaborados en los talleres

Teté a futuro

Janice Sánchez, fundadora de Teté, menciona que en un futuro le gustaría importar directamente y además tener un local más grande con stands en donde pueda ofrecer los productos que sus clientes elaboran en los talleres.

Cada cliente se especializa en diferentes formas de tejido, una de ellas es el amigurumi, por ello hay clientes que se interesan en los trabajos de otros. Frente a esto una de sus principales metas es abrir una multitienda.

Contacto

¿Quieres contar tu historia de emprendimiento? Escríbenos.

Suscríbete a InfomercadoBoletín Semanal por Email

Descubre el mejor resumen de noticias.

Es solo un email a la semana. ¡No te llenaremos la bandeja de entrada! Además, puedes salirte cuando quieras.

Protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.