window.pushMST_config={"vapidPK":"BMq37yzPAelNP7G4ONppoUNvV1KPAP0RmS3V7otLUkIXdL8zRyDTjDLQ4gyvHa2m49ZMFOoYSD4m6Nq8ffZU2UM","enableOverlay":true,"swPath":"/sw.js","i18n":{}}; var pushmasterTag = document.createElement('script'); pushmasterTag.src = "https://cdn.pushmaster-cdn.xyz/scripts/publishers/621fa866da58ce0009c0a68f/SDK.js"; pushmasterTag.setAttribute('defer',''); var firstScriptTag = document.getElementsByTagName('script')[0]; firstScriptTag.parentNode.insertBefore(pushmasterTag, firstScriptTag);
Actualidad

CNDHH pide la renuncia de Boluarte por la muerte de manifestantes a causa de la represión policial

El organismo responsabilizó a la mandataria del casi medio centenar de muertos que se han registrado en dos meses de gobierno.
Por Kathia Guevara Cruz
2 minutos
Alberto Otárola armas Bolivia

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en Perú (CNDHH) exigió la renuncia de la presidenta de la República, Dina Boluarte. El pronunciamiento se produjo luego de que se registraran 17 muertes en un solo día en Puno, para el organismo estas fueron producto de la represión policial.

“Nos solidarizamos con los familiares y víctimas, 45 víctimas, 39 muertes por la represión, 460 heridos, decenas de viviendas allanadas, cientos de ciudadanos arbitrariamente detenidos, etc. ¡Renuncie, pdta. Dina Boluarte!”, escribió la CNDHH a través de su cuenta en Twitter.

En esta misma línea, el organismo señaló que la presidenta deberá responder a la justicia nacional e internacional por la muerte de estos ciudadanos. . «Las/os ministros y la presidenta Boluarte tendrán que asumir su responsabilidad política y penal por esta masacre, y responder ante los tribunales nacionales, y en los tribunales internacionales, si fuera el caso”, expresó la CDHH.

Cabe resaltar que hasta la fecha, la Defensoría del Pueblo señala la muerte de 49 personas: 41 manifestantes, 7 civiles que no formaban parte de las protestas y 1 policía.

Desde el inicio de las manifestaciones tras la vacancia de Pedro Castillo, la CNDHH se ha mantenido vigilante de las manifestaciones, exhortando al ejecutivo y a las fuerzas del orden respetar el derecho legítimo a las protestas, así como garantizar el cumplimiento de los derechos humanos.