Semil Sosaya: “La gente no tiene idea de cuánto disfruto maquillar”

Semil Sosaya: “La gente no tiene idea de cuánto disfruto maquillar”

 Los artistas del maquillaje independiente se convierten en sus propios jefes y adaptan sus servicios a las exigencias del cliente

Ser un experto en el maquillaje puede convertirse en una increíble oportunidad de negocio. Existen tantos eventos sociales y fechas especiales que los make-up artist son muy solicitados en el mercado a diario, siendo una buena oportunidad el brindar el servicio de maquillaje a domicilio o el tener un estudio propio.

Semil Sosaya: “La gente no tiene idea de cuánto disfruto maquillar”
Valora esta publicación

Semil Sosaya es una estudiante de último ciclo de Comunicación en la Universidad de Piura (UDEP). Actualmente tiene 23 años y es una de las maquilladoras profesionales más solicitadas por las piuranas.

Su nombre es hebreo y significa “Semillas de amor”. Y, así como su nombre, la semilla de su emprendimiento está comenzando a brindarle los mejores frutos.

¿Cómo se inició Semil’s makeup? La primera modelo de Semil fue ella misma. En los inicios de su época universitaria, sus amigas tenían curiosidad por saber cómo se maquillaba.

“Mis amigas siempre me preguntaban cómo me hacía el delineado o el contourning”, recuerda Semil.

Semil Sosaya Maticorena, maquilladora profesional

“Mis amigas fueron las que me dieron la iniciativa para tomar mis primeros cursos sobre maquillaje”, confiesa.

En el año 2015, Semil viajó a Lima a estudiar, por dos meses, en el Instituto Cultural Peruano Japonés, donde estudió dos cursos sobre maquillaje de luces y sombras, y maquillaje publicitario.

“Al principio, estos cursos solo los tomé porque me interesaba todo lo que tenía que ver con el maquillaje, pero sin ningún afán de poner un negocio”, recuerda.

Semil en una de sus facetas que más disfruta: el automaquillaje

Los primeros pasos

A su retorno a Piura, Semil comenzó a maquillar a domicilio. Sus primeras clientas fueron sus tías, quienes la recomendaron a sus amigas.

En ese tiempo, la joven maquilladora no contaba con ninguna red social que mostrara su trabajo. Sin embargo, su mejor aliado fue el marketing boca a boca.

Desde el 2015 hasta 2017 estuvo maquillando a domicilio. “Durante esos dos años no era un trabajo fijo, las personas me llamaban con alguna frecuencia”, recuerda.

Leer Más  Planes ilimitados: Entel, Movistar y Claro entran en 'guerra de ofertas'

A inicios de 2017, Semil se decidió a profesionalizar su negocio, hacer su propia marca: “Me puse a pensar, si a la gente le gusta cómo me maquillo, cómo maquillo y hay personas que me llaman para maquillar sabiendo que aún no soy profesional, entonces ya es hora de hacer de mi trabajo una marca personal”.

Semil comenzó contando la idea a sus padres. En un comienzo, su papá no tenía mucha fe en el negocio de su hija.

Una realidad: Semil’s makeup

En octubre de 2017, Semil consiguió un préstamo de S/.7,000. Con este dinero viajó a Lima para comprar el maquillaje y empezar a constituir su empresa.

El 6 de diciembre de ese mismo año “Semil’s makeup” inició lo que será su largo caminar de los emprendedores.

El lanzamiento de la marca en redes sociales (Facebook e Instagram) fue todo un éxito.

Semil comenzó a mostrar su trabajo con la ayuda de cinco amigas, quienes fueron sus principales modelos para mostrar su trabajo, su arte.

“Diciembre fue un mes estratégico porque es el mes de las fiestas de promoción de los colegios y la graduación en las universidades”, afirma. Y no se equivocó.

Durante el último mes del 2017, Semil tuvo mucho trabajo pues tuvo que maquillar a 30 chicas, entre ellas, alumnas de la promoción del colegio Proyecto; graduadas de cuatro facultades de la UDEP: Administración de Empresas, Derecho, Comunicación e Ingeniería.

Semil’s makeup brinda servicio de maquillaje social, maquillaje artístico y maquillaje corporativo.

 

Maquillaje social

Semil en una muestra de color.

Embelleciendo el futuro

En 2018, Semil Sosaya decidió abrir un estudio profesional, exactamente el 20 de abril.

Leer Más  Precio de balón de gas aumentará en S/. 0.59 a partir de hoy

Con su estudio ya en marcha, además de brindar servicio de maquillaje profesional, también brinda el servicio de peinados.

“Ahora ya no es un trabajo esporádico como en el 2015. Hoy tengo clientes fijos todos los fines de semana. Los días sábado son los más fuertes”, nos cuenta Semil.

¿Cuántas personas lleva maquillando en lo que va del año? “Hasta la fecha, más de 200 personas entre novias, graduadas y demás clientes”, afirma.

En este año, Semil ha tenido contratos con la Caja Piura y Esika. Asimismo, maquilló a la periodista Lorena Álvarez para el Open Fashion, que se llevó a cabo en Piura.

Semil maquillando en el evento de Ésika

Clave del crecimiento

“Escuchar al cliente ha sido fundamental en el crecimiento y reconocimiento del negocio. Cuando maquillo soy bastante detallista, pregunto de todo. Me gusta saber a detalle los gustos de la persona para la que estoy trabajando”, afirma Semil.

Asimismo, Semil destaca que un buen maquillaje debe comenzar teniendo pulcritud. “Si quieres que este negocio funcione debes mostrar un trabajo pulcro. Tienes que trabajar con buenos productos y, sobre todo, tener técnica. Tienes que practicar mucho con las técnicas, saber los tonos, las texturas”, nos comenta con la seguridad que va adquiriendo en el delicado rubro del maquillaje.

“Si quieres que este negocio funcione debes mostrar un trabajo pulcro”, afirma Semil Sosaya.

Las marcas de maquillaje con las que Semil trabaja son Morphe Cosmetics, Maybelline New York, NYX, Stila, Loreal y Revlon.

“La gente no tiene idea cuánto disfruto maquillar”, nos confiesa Semil y, por ello, para realizar su trabajo se inspira en maquilladores peruanos y extranjeros como Martin Catalogne, Paloma Díaz, Sandra Llosa y Luis Torres: “Los admiro mucho porque tienen bastante limpieza en su trabajo y rompen con las tendencias del color”.

Leer Más  Don Baco: buena comida como el buen vino

Clases de automaquillaje

Desde comienzos de 2018, Semil brinda el servicio de automaquillaje: “Las clases son en cualquier época del año, tienen una duración de tres días y cada día trabajamos dos horas”.

El costo por las clases de automaquillaje se conversa personalmente con Semil. Este  incluye todos los materiales.

“Con las clases de automaquillaje, mis alumnas aprenden a conocer el uso de colores (a aplicarlos y combinarlos), técnicas para aplicar el maquillaje, a cuidar su piel, etc”, afirma.

“Las clases son individuales sobre todo para que la persona aprenda a resaltar lo mejor de ella. Me gusta trabajar bastante lo que es confianza, con mis clases yo quiero que aprendan no solo a maquillarse sino a que se sientan bonitas con o sin maquillaje”.

Sin lugar a dudas, el talento y la pasión por esta área ha hecho sobresalir a Semil en el mercado de la belleza piurana.

Una de las 10 alumnas de Semil’s makeup en las clases de automaquillaje