Selfawareness: Véndete por lo que vales profesionalmente

Selfawareness: Véndete por lo que vales profesionalmente

Por Paula Balanski, asesora de imagen profesional

Si alguna vez te has preguntado por qué otros profesionales cobran más por lo mismo que tú sabes y haces, o te ha parecido que las oportunidades se le

¿Cómo escoger el trabajo?
Marketing de contenidos, herramienta clave para el PR
Se buscan comunicadores comprometidos con el modelo de negocio

Si alguna vez te has preguntado por qué otros profesionales cobran más por lo mismo que tú sabes y haces, o te ha parecido que las oportunidades se les presentan solas, vale la pena que evalúes si tu imagen profesional es lo suficientemente sólida y poderosa.

Estudios de Harvard Business School conceden mucho poder a las primeras impresiones. Dada nuestra naturaleza humana, el cerebro de las personas que conocemos (un nuevo jefe, compañero de trabajo, potencial cliente) hará más de una decena de evaluaciones sobre nosotros en menos de siete segundos, tratando de saber quién somos, cómo somos y si pueden confiar en nosotros.

Es por eso que debemos poner atención y autoevaluarnos periódicamente, como lo expliqué en el post: “Selfawareness: somos conscientes de nuestra imagen”.

Si quieres ser reconocido y remunerado de acuerdo al valor que puedes agregar a una compañía o institución, debes cuidar estos aspectos:

Tu apariencia externa debe ser lo más congruente posible con tus capacidades y debe comunicar lo que haces, de manera que generes credibilidad y confianza en las personas con las que te relacionas. En una primera instancia, tu imagen es la credencial más importante que tienes para ofrecer (hasta que te conozcan).

Completa tu perfil de LinkedIn y mantenlo actualizado con tu experiencia laboral, utiliza una foto profesional e incluye todas las palabras claves pertinentes a tu profesión o negocio, de manera que tu perfil aparezca en las búsquedas de las oportunidades en las que estás interesado.

Cuida tu red de contactos y comparte con ellos información sobre lo que haces, sobre tus proyectos, de manera que tu perfil profesional esté presente y fresco en sus mentes y puedas recibir referencias y propuestas.

No tengas miedo de expresar lo que sabes o alardear (¡moderadamente!) de tus logros: the right to brag. Comparte tus conocimientos con otros profesionales y/o a través de las redes sociales, blogs, conferencias. Posicionarte como experto o líder de opinión en tu tema te traerá muchas oportunidades.

Asegúrate de que tu página web refleje inequívocamente el tipo de profesional que eres, que tenga información actualizada, útil y sucinta. El diseño debe estar de acuerdo con el mercado al que te diriges.

Si eres de los que piensa “mi trabajo habla por sí mismo” o “no tengo que probarle nada a nadie”, ¡tal vez “has dejado el dinero sobre la mesa” muchas veces! Tanto para atraer nuevas oportunidades como para ser recomendado, tu imagen profesional debe ser impecable.

Tomado de Semana Económica.

COMENTARIOS