Minería y agricultura: ¿Pueden convivir para generar desarrollo?

Minería y agricultura: ¿Pueden convivir para generar desarrollo?

Cuatro expertos de los sectores involucrados brindaron sus puntos de vista en una actividad organizada por el PAD UDEP y la revista Horizonte Minero.

La actividad minera puede articularse con la agricultura generando oportunidades de negocio y desarrollo para las empresas y las poblaciones involucra

Luis Baba Nakao: “Debemos ser más boutique en la agricultura”
Agro en Piura: 32 mil hectáreas podrían perderse si no se rehabilita la infraestructura hidráulica
Ministerio de Agricultura espera presupuesto adicional para bonos a agricultores

La actividad minera puede articularse con la agricultura generando oportunidades de negocio y desarrollo para las empresas y las poblaciones involucradas en los proyectos. Esta fue una de las conclusiones de la mesa redonda “Minería + Agricultura: Convivencia que genera oportunidades”, organizada por el PAD – Escuela de Dirección y la revista Horizonte Minero, en la que participaron cuatro especialistas de los mencionados sectores.

Como panelistas de la mesa redonda estuvieron Alfonso Felipe Velásquez Tuesta, presidente ejecutivo de Sierra y Selva Exportadora; Felicia Castro, jefe corporativo de relaciones comunitarias de Compañía Minera Milpo, Felipe Koechlin, CEO de Reforestadora Amazónica y Miguel Ordinola, coordinador de Proyectos LAC en Perú del Centro Internacional de la Papa. Asimismo, como moderadores de la reunión participaron Luis Chang Ching, profesor del PAD y Fabiola Morales, directora de Comunicación Corporativa del PAD.

Tal como informa PAD UDEP, Felicia Castro precisó que diversos proyectos de desarrollo de la agricultura, impulsados por mineras han llevado tecnología a los terrenos de cultivo de las poblaciones cercanas a las minas; sin embargo, indicó que la tecnología por sí sola no basta, sino que se debe impulsar su adopción, tal cual ha ocurrido paulatinamente en proyectos en los que ha trabajado la especialista, según explicó.

Castro también indicó que uno de los problemas que surgen cuando las mineras desarrollan proyectos para las poblaciones es la alta rotación de funcionarios en los organismos públicos, por lo que los trámites muchas veces se congelan o vuelven a fojas cero. También señaló que aún hace falta construir bastante infraestructura para desarrollar las poblaciones.

Alfonso Velásquez, de Sierra y Selva Exportadora señaló que al Estado le corresponde impulsar las poblaciones, pero primero debe cambiar la forma de abordar los problemas. Explicó que muchas veces se piensa en la seguridad alimentaria; es decir, en sembrar cultivos con el fin de asegurar la alimentación de la población. Sin embargo, hoy se debe prestar más atención a la rentabilidad por hectárea, pues los productos que necesita la zona se pueden adquirir en otros lados. Como ejemplo citó un proyecto de reemplazo de cultivo de papa por palta, gracias al cual el propietario de ese terreno multiplicó sus ingresos más de 10 veces. Velásquez también expuso acerca de un proyecto de impulso al cultivo de frambuesas en Cajamarca. El alto precio de este producto y las facilidades que tiene para su cultivo en esa zona hacen que sea rentable. Si en su lugar se sembrara productos de menor valor, o que se puedan conseguir en zonas más cercanas a centros poblados, no resultaría rentable por el mayor costo de transporte que implica su comercialización, explicó.

A su turno, Felipe Koechlin, CEO de Reforestadora Amazónica, dijo que una opción para que las familias de las comunidades cercanas a las minas incrementen sus ingresos es la forestería. A diferencia de la agricultura, en la cual se tiene que vender la producción en la temporada de cosecha, al precio que esté en ese momento, la forestería ofrece una ventaja -explicó Koechlin-, ya que permite esperar plazos más largos para vender el producto, cuando el precio sea más propicio. De esta manera, los pobladores mantienen su inversión con los árboles.

Miguel Ordinola, del Centro Internacional de la Papa, señaló que es posible combinar la minería y la agricultura de manera exitosa. Agregó que hay bastante interés por parte de las empresas mineras, principalmente en sus áreas de responsabilidad social, en aprender a trabajar proyectos de desarrollo, incluyendo aquellos que implican un impulso a la agricultura en los poblados cercanos a las zonas mineras.

COMENTARIOS