Marcas premium y marcas de lujo: ¿qué las diferencia?

Marcas premium y marcas de lujo: ¿qué las diferencia?

En algunos casos, existe una confusión sobre lo que representa cada concepto. Si bien no son opuestos, tampoco son equivalentes y sí cuentan con diferencias fáciles de distinguir. Aquí las señalaremos.

Una marca premium es, técnicamente, una de precio más alto en el mercado tradicional. Un ejemplo sería Chivas dentro del rubro de los whiskies. Igualm

¿Es mejorable el modelo de negocio de las agroexportaciones peruanas?
Luis Baba Nakao: “Debemos ser más boutique en la agricultura”
¿Eres un “regatero”? Conoce dónde se genera esta tendencia humana

Una marca premium es, técnicamente, una de precio más alto en el mercado tradicional. Un ejemplo sería Chivas dentro del rubro de los whiskies. Igualmente, diversas marcas de cerveza han lanzado sus respectivas marcas premium, con mejor sabor y, por supuesto, con un mayor precio. Sin embargo, dichos aspectos no les dan a estos productos una exclusividad tan alta. Son más caros, es cierto, pero siguen estando al alcance de muchos consumidores para venderse de forma masiva.

Una marca de lujo es diferente: posee una gran originalidad, una historia particular y la capacidad de proporcionar estatus a sus consumidores, quienes forman parte de una élite. Su objetivo no es masificarse, sino orientarse a una venta selectiva.

Una marca premium suele posicionarse en un sector determinado y observa siempre lo que hace la competencia, empleando herramientas como el benchmarking. Una de lujo, en cambio, se enfoca en evolucionar para superarse a sí misma, siendo un motivo de inspiración para sus seguidores al mantener sus cualidades originales.

En cuanto a la producción, si bien una marca premium suele utilizar acabados de calidad, no opta por los más exclusivos ni extraordinarios. Por el contrario, la marca de lujo no escatima en emplear lo mejor, aunque deba emplear materiales muy costosos y escasos para sus productos.

Finalmente, mientras una marca premium estudia los gustos y las necesidades de sus clientes para adaptarse a ellos, las marcas de lujo no siguen tendencias, sino que propician que sus clientes se adapten a sus cambios. El lujo, pues, no se encuentra al alcance de cualquier consumidor y tiene bastante antigüedad en el mercado. El concepto premium, por otro lado, cuenta con una proyección más amplia de potenciales clientes y es de reciente creación, por lo que será interesante ver cómo sigue desarrollándose a lo largo del tiempo. En el Perú, ¿a cuantas marcas reconoces con estas dos etiquetas?

Por Claude Chailan, profesor en MBA de ESAN

Tomado de ConexionESAN: goo.gl/zMvevK

 

COMENTARIOS