“La persona humana se ha convertido en un insumo”

“La persona humana se ha convertido en un insumo”

Luego de 30 años, en enero próximo, el Perú será nuevamente visitado por el máximo representante de la Iglesia Católica en el mundo. El papa Francisco estará en Lima, Trujillo y Madre de Dios. Justamente, esta última ciudad se ha escogido porque su economía y la realidad laboral están muy lejanas del respeto a la dignidad humana.

“La persona humana se ha convertido en un insumo”
Valora esta publicación

¿Qué piensa el Papa sobre el trabajo y la economía? Conversamos con Francisco Bobadilla, director de Desarrollo Institucional de Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, quien hace hincapié en la Doctrina Social de la Iglesia para encontrar respuestas a los actuales problemas económicos y laborales.

Por César Flores Córdova

La Iglesia Católica siempre ha mantenido una preocupación por el manejo político económico del mundo, ¿cómo refleja esta preocupación el papa Francisco en su discurso público?

En el poco tiempo que está al frente de la Iglesia Católica, el Papa le ha dedicado mucho de sus mensajes, incluida la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, a comentar el tema social. Le ha preocupado, desde el inicio de su pontificado, lo que sucede en la política y en la economía. En economía ha sido bastante crítico y ha puesto especial fuerza, como lo hizo Benedicto XVI, en lo siguiente: el mundo actual se mueve bajo tres ídolos: poder, economía y fama.

Conversemos sobre los dos primeros ‘ídolos’…

Respecto del poder, en la encíclica Caritas in Veritate, de Benedicto XVI, aparece lo que él denomina ‘Principio de Gratuidad’. Francisco, siguiendo con ese Magisterio, habla también de ese principio, y de poner a la persona humana en la cumbre de todas las actividades, la dignidad humana que una persona debe encontrar en el trabajo.

¿Y respecto de la economía?

En la Evangelii Gaudium, el papa Francisco dice que ‘una economía que excluye no es una buena economía, sino que es una economía que mata’. La expresión es fuerte, pero en muchos aspectos no le falta razón porque encuentra que hay una idolatría del dinero, que la economía está demasiado centrada en sus propios mecanismos de la oferta y demanda, de modo que la persona humana se convierte en insumo.

Leer Más  Marvin Sanguchería: un buen rincón para probar 8 sabores con deliciosas carnes

Es ‘insumo’ porque a la persona se le reduce a ‘una parte’ del proceso productivo…

Es la economía que explota al trabajador y que también excluye. Por eso, esa frase: ‘una economía que excluye no es una buena economía, sino que es una economía que mata’, capta muy bien la sensibilidad del momento: nos encontramos ante la cultura del descarte, gente que no forma parte de la organización económica y que es un sobrante. Estas son expresiones que nos hace pensar mucho y a muchos ha inquietado. Por ello, para enfrentar este tema, debemos volver a la Doctrina Social de la Iglesia, algo que mencionó Juan Pablo II, en su visita a Perú, en 1985.

¿Qué plantea el Papa Francisco para enfrentar la cultura del descarte?

Nos invita a fijarnos en la Doctrina Social de la Iglesia. Francisco nos dice que una buena economía debe moverse alrededor dos ejes: la dignidad de la persona y el bien común. Sin esos ejes es muy difícil que podemos resolver los problemas estructurales de esta crisis que ha flagelado Europa y Estados Unidos, en el 2008.  El Papa es consiente que aun estas economía no acaban de recuperarse.

Los autores acuden al propio Papa para analizar a fondo su pensamiento sobre el sistema económico contemporáneo. Además de revisar su magisterio en escritos y discursos, realizan una extensa entrevista en exclusiva con el Santo Padre en la que expone su opinión directa. Libro publicado en julio de 2015.

Ha mencionado la Doctrina Social de la Iglesia (DSI), la cual tiene cinco principios. ¿Cuál de ellos ayudaría a afrontar mejor la cultura del descarte?

Leer Más  Solutemp: comida saludable en la puerta de tu casa

Es importante tener en cuenta dos principios del DSI: solidaridad y subsidiaridad. Solidaridad quiere decir que el bien de mi prójimo no me es ajeno, estoy llamado a formar parte de las soluciones que resuelven los problemas de mi familia. Pero, también soy parte de la solución global, donde se pueda tener en el centro al trabajador y en la dignidad que significa trabajar, esa posibilidad que tenemos todos los seres humanos de aportar al bien común, y eso mismo dignifica. Francisco usa una expresión que me encanta: ‘el trabajo unge, bendice’.

El otro principio, algunos lo entienden como ‘el estado se debe ocupar de mi’…

El principio de subsidiariedad es la responsabilidad de cada persona, es decir, aquello que la persona puede hacer de manera individual o grupal que no lo debe hacer el más grande. No es la gran empresa, ni el estado ni los grandes capitales los que han de mover al mundo. Hay que recuperar el sentido de responsabilidad que tenemos todos, y esto no es un asunto que le compete solo al estado. Por eso Francisco comenta, muchas veces, que el titular de la educación son los papás, los demás ayudan.

¿Ideología en la educación como política de estado?

Francisco es tremendamente refractario ante la ideología. Tiene un principio que enuncia en el Evangelium Gaudium: “la realidad es mayor que la idea”, por eso le parece que los pensamientos ideológicos distorsionan y el Papa nos invita a que seamos capaces de imaginar soluciones creativas a estos problemas, sin introducir el discurso político ni ideológico, ideas a servicio de intereses, casi siempre particulares, olvidándose casi siempre del bien común.

Leer Más  El cacao piurano continua como el más cotizado en Europa

La ficha

  • Abogado y magíster en Derecho Civil por la PUCP.
  • Doctor en Derecho por la Universidad de Zaragoza (España).
  • Experto en Ética y Filosofía Política.
  • Exvicerrector adjunto en la Universidad de Piura.
  • Autor de los libros: “Progreso económico y desarrollo humano: 40 años después de la Populorum Progressio” (2009); “Pasión por la Excelencia” (1999); “Empresas con alma” (2002); “Derecho y Educación” (2004); “El Código Da Vinci: de la ficción a la realidad” (2006).
  • Conferencista en temas de Cultura Organizacional, Factor Humano y Ética Empresarial.