Industria cultural: cinco estrategias para el impulso de la lectura

Industria cultural: cinco estrategias para el impulso de la lectura

Deyvi Saavedra Ordinola, Gestor de Proyectos e Investigador de Economía Creativa.

En medio de la temporada alta de ferias libreras y con los resultados confirmados de la feria de libro limeña, la expectativa por la feria de Cusco y la realización (algo deslucida) del evento de Piura, es oportuno refrescar cifras y pendientes de una de las industrias culturales más exitosas y prometedoras en los últimos años. Porque eso es lo que representa actualmente el sector editorial: el valor de los ejemplares se ha casi duplicado en el último quinquenio, la exportación de dichos servicios tiene alto potencial por sus costos competitivos en el mundo hispanohablante y los hábitos lectores entre las generaciones jóvenes sube su índice, bordeando los 4 libros leídos al año por peruano.

Del mismo modo, el consumo de libros ha aumentado más de 30% desde 2012, atrayendo a editoriales y empresarios de Argentina, Colombia, España, entre otras latitudes. El récord de asistencias y recaudación a las ferias dan muestra del mayor interés y ambiente librero que invade nuestras ciudades (La FIL Lima superó los 17 millones de ventas y más de medio millón de visitantes). Pero aún hay mucho que gestionar e impulsar para lograr que la lectura y los textos logren una posición cotidiana y evidente entre los diferentes segmentos de la sociedad.

Aquí planteamos cinco puntos estratégicos, todos vinculados entre sí.

Estrategias de formalización del sector: a pesar de la larga tradición editorial, la informalidad es un mal omnipresente no sólo a nivel de producto sino también de los oficios e imprenta. Más que la fiscalización constante -siempre fundamental-, también requiere de beneficios tributarios complementarios a la exoneración de IGV y que involucre también a los autores y emprendimientos editoriales. El manejo de los derechos de autor es una tarea clave también.

Leer Más  Atlético Grau: No hemos recibido ningún apoyo de Caja Piura

Planes de adquisición: la demanda juega un rol importante y aquí es necesario implementar planes de adquisición entre las diferentes bibliotecas públicas que permita dotarlas de novedades, calidad y variedad. Habiendo este tipo de demanda, nuestros editores pueden apostar por nuevos temas y autores, competir por productos cada vez mejores y dinamizar territorios literarios con potencial y descentralizados.

Becas para autores noveles: que les permita dedicarse a sus investigaciones y narraciones, que finalmente tendrán acogida en diferentes espacios no sólo en lo local o nacional, sino también bajo una condición competitiva en el espacio internacional. Noruega, uno de los paraísos para los escritores por sus programas de promoción editorial, patrocina becas-sueldo de 25 mil euros anuales a autores emergentes que, junto a otros beneficios, le han permitido un boom cuantitativo y cualitativo de su literatura, mundialmente reconocida.

La planeación local para habituarnos a la lectura: la demanda parte de los lectores y sus hábitos. Pero no debemos dejar la promoción lectora sólo a los colegios o animadores bibliotecarios. Debe existir una estrategia desde los gobiernos locales junto con las unidades sectoriales de ministerios como Cultura y Comercio Exterior. El desarrollo de los planes municipales del libro y la lectura son un paso clave que el Ministerio de Economía (MEF) y MINCULTURA han venido trabajando en el último año. El tema ahora es seguimiento y efectividad.

Espacios públicos para leer y escribir: aunque siempre será indispensable el acceso a las bibliotecas, las plazas y parques deben convertirse también en nodos que contagien la lectura y la creación. Los diferentes espacios públicos de las ciudades pueden ser motivos para activaciones, eventos y ferias. La expectativa de la FIL Piura para este año es pasar los 90 mil visitantes (en 2016 llegó a los 80 mil en plena plaza mayor), pero bien podrían celebrarse ferias semestrales o temáticas y mantener una agenda inquieta para presentar y consumir libros, autores y artistas.

Leer Más  ¿Cuánto puede costar un nido para niños en Piura? Preguntamos en 5 de ellos recomendados por nuestras lectoras

Estos cinco puntos de acción pueden impulsar a mediano plazo la pujante industria del libro y generar múltiples beneficios en el marco de la economía creativa, el valor agregado y la diversificación productiva. El sector privado ya hace lo suyo en medio de una variedad emprendimientos  temáticos y locales. El Estado debe activar ahora un nuevo ciclo de estímulos.

COMENTARIOS