El complejo papel del dinero en la vida democrática (parte 2) - Infomercado

El complejo papel del dinero en la vida democrática (parte 2)

El complejo papel del dinero en la vida democrática (parte 2)

Por Cynthia Risco García, abogada y becaria de la Escuela de Líderes Políticos del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

El complejo papel del dinero en la vida democrática (parte 2)
Valora esta publicación

Tras analizar la realidad política partidaria peruana, podemos mencionar cuatro problemas en torno al financiamiento político: 1) financiamiento ilegal; 2) compra de influencias y aparición de conflictos por interés; 3) voto preferencial; y 4) debilidad institucional del sistema de partidos políticos.

Frente a la citada problemática, el Jurado Nacional de Elecciones en su proyecto de ley de Código Electoral propone un financiamiento mixto, con especial preponderancia del financiamiento público directo que pretende el fortalecimiento de los tan resquebrajados partidos políticos, buscando que dichos fondos asignados a los partidos por parte del Estado, se utilicen en la formación, capacitación e investigación de sus militantes con miras a una renovación partidaria integral, no sólo respecto de rostros nuevos, sino de técnicos especializados en variadas materias con amplio conocimiento de la realidad de nuestro país, con planteamientos y propuestas que brinden soluciones idóneas a nuestra tan diversa realidad. En ese mismo sentido, evitaríamos que dichas instituciones tan solo sean maquinarias electorales que se activan únicamente para cada elección.

Es por ello que el financiamiento público debe ser tan importante, que restrinja significativamente la tentación de los partidos políticos a aceptar grandes sumas de dinero para sus campañas, lo cual los convertirían en presa fácil de los grupos económicos organizados o de las tan temidas organizaciones de actividades ilícitas.

Otro punto importante, que sin lugar a dudas nivela la palestra electoral y ayuda a la difusión de ideas y propuesta por parte de los partidos, es el financiamiento público relacionado con la “franja electoral”, es decir, la correcta asignación de espacios en diversos medios de comunicación (televisión y radio), ya sea que estén a cargo de empresas privadas o en los medios que son propiedad del Estado.

Leer Más  Reynaldo Hilbck: “El futuro del agro piurano está en cien mil hectáreas del desierto”

Ante la coyuntura electoral, el Estado debería tener la capacidad de poder regular las tarifas que los medios de comunicación publican, para que las organizaciones políticas puedan contratar publicidad en igualdad de condiciones, sin dejar de lado, claro está, los horarios, las tarifas corporativas, la negociación, las fechas de emisión y hallar una normativa apropiada que legisle en torno a este vacío legal, sin que afecte el libre mercado o restrinja la libertad de contratar entre los interesados.

En ese orden ideas, no podemos dejar de lado la fiscalización efectiva de los fondos públicos y privados recibidos por los partidos, los cuales deben de contar con una estructura administrativa y contable, que sea permanente y remunerada, de tal manera que les permita transparentar, auditar y documentar los montos dinerarios recibidos por los mismos. Para estos fines, es necesario empoderar a instituciones como la ONPE y el JNE, de tal forma que puedan sancionar de manera proporcional de acuerdo a sus faltas, así como también premiar las buenas prácticas de transparencia de las organizaciones políticas a las que fiscalizan.

En ese mismo orden de ideas, sería importante concretar alianzas estratégicas con la Contraloría General de la República, la SUNAT, la Superintendencia de Bienes Nacionales y la ciudadanía a efectos de acreditar observadores que garanticen en todo momento el correcto uso de los recursos asignados a los partidos, sin entorpecer el funcionamiento de los mismos, durante la época de campaña.

Actualmente la norma permite que el financiamiento privado no debe exceder las 60 IUT; sin embargo, debemos sincerarnos y preguntarnos si con dicho monto (S/.228 000.00 soles), son fondos suficientes para fortalecer un partido durante una elección, fortalecer las bases –no solo nacionales sino también regionales y locales-, alquilar locales, entre otros temas logísticos que durante una campaña.

Leer Más  ¿Cuánto valen los jugadores peruanos convocados a Rusia 2018?

Debo concluir que pese a todas las reformas que se pretenden implementar, estamos avanzando de manera positiva hacia un financiamiento permanente y no solo a un financiamiento electoral. Ello nos dará, sin duda alguna, partidos políticos institucionalizados, credibilidad en torno a las organizaciones políticas, permanencia temporal de la estructura partidaria y en consecuencia una  mayor madurez en torno a nuestras instituciones democráticas.

 

 

COMENTARIOS