Terrorismo en Perú: ¿A cuánto asciende las pérdidas económicas de los años de barbarie?

Terrorismo en Perú: ¿A cuánto asciende las pérdidas económicas de los años de barbarie?

La consultora Maximixe afirma que, entre 1980 y 1994, el terrorismo contra el Estado Peruano ocasionó pérdidas económicas al país por más de 42.000 millones de dólares. FOTO: CVR

Ofrecer una cifra puntual sobre a cuánto asciende las pérdidas económicas que dejó el terrorismo al Perú es, simplemente complicado. Tal como lo señal

13 proyectos inmobiliarios ofertarán casas, terrenos y departamentos en Piura
¿Sabes cuáles son los malls preferidos por los norteños?
Repercusiones de la renuncia de PPK en la economía

Ofrecer una cifra puntual sobre a cuánto asciende las pérdidas económicas que dejó el terrorismo al Perú es, simplemente complicado. Tal como lo señala Carlos Parodi, jefe del departamento académico de Economía de la Universidad del Pacífico, “es complicado debido a que en dicho periodo confluyeron una serie de factores”.

En declaraciones a El Comercio, Parodi señala que los 80 fue una década perdida para toda América Latina. Recuerda que en el año 1983, la inflación en el Perú alcanzaba 125%, mientras el PBI caía en 10%.

La consultora Maximixe afirma que, entre 1980 y 1994, el terrorismo contra el Estado Peruano ocasionó pérdidas económicas al país por más de 42.000 millones de dólares.

Calle Tarata. Foto: El Comercio.

Maximixe agregó que las consecuencias de 14 años de terrorismo fueron una drástica reducción del stock de capital por la destrucción de activos como maquinarias, torres de alta tensión, plantas eléctricas, vehículos, puentes, locales comerciales y bancarios, etc. por más de 11.800 millones de dólares.

Por otro lado, según Maximixe, el PBI per capita retrocedió de 938 dólares a inicios de los 80s a 718 dólares a inicios de los 90s, merced a desequilibrios macroeconómicos de gobiernos perturbados por la violencia.

Desplazamiento del capital social

De acuerdo a los testimonios recogidos por la CVR, de un total de 22,507 personas víctimas (muertas y 0desaparecidas), 73 % desarrollaban alguna actividad económica rentable para el sostenimiento de sus familias, siendo en su mayoría considerados como jefes de familia.

Estas cifras dan cuenta del fuerte impacto que el conflicto armado produjo en la economía familiar. La ausencia de estas personas, económicamente activas, trajo consigo la dispersión y fragmentación de la familia, lo que significó para el resto de sus miembros tener que afrontar, en el corto plazo, la subsistencia en condiciones sumamente
desventajosas.

Leer Más  Petroperú: Refinería de Talara no impacta en los precios de los combustibles

La ausencia «definitiva» -por muerte o desaparición- de los padres de familia o de los de los padres de familia o de los jóvenes en la edad de producir creó un vacío en la cadena productiva, así como en la de distribución y consumo.

La consecuencia más inmediata de esta ausencia forzada fue la viudez y la orfandad. Según la misma CVR, no ha sido posible, hasta el momento, determinar el número exacto de viudas y viudos, ni de niños huérfanos. Según expertos consultados por la CVR, se calcula que el número de viudas por el conflicto armado llegó a unas 20,000, y el de los huérfanos (niños y niñas) a 40,000, sin contar a los menores que habrían sufrido el estrés post-traumático, que
superarían, en la práctica los, 500,000.

 

COMENTARIOS